«El orden de los factores»: la reproducción como mecanismo de denuncia

Tomando como punto de partida la pintura de castas y la clasificación hegemónica y colonial que se dio en el siglo XVIII en los virreinatos de la Nueva España, El orden de los factores. Sandra Gamarra Heshiki del Museo Amparo muestra un recorrido reflexivo en cuanto a las nociones de identidad, género, raza y clase. La exposición enuncia-denuncia “la mirada clasificatoria occidental sistematizada durante el siglo XVIII que reafirma jerarquías y justifica las diferencias sociales, raciales y de género como categorías ‘naturales’. Es también, esta mirada la que construye una otredad —distinta al sujeto occidental— a través de su exotización” como menciona Pamela Desjardins –curadora de la exposición–.

Serie Producción/Reproducción, 2020, 20 óleos sobre tela. Colección del Museo de Lima. Donación LiMac

La reproducción o copia de arte precolombino, virreinal y moderno toma un giro contemporáneo desde los códigos que utiliza Heshinki (Lima, Perú, 1972) en su producción artística, estas piezas son el soporte para generar un enfrentamiento dentro de los sistemas coloniales que aún siguen permeando hoy en día. Al descontextualizar estos objetos/representaciones, el recorrido por la exposición se vuelve un viaje histórico donde aquello que fue y ha sido presentado como “lo otro” desde la mirada hegemónica, se enuncia fuera de la exotización, señalando a esos sistemas de opresión a los que ha estado sometida.

En la exposición, destaca la serie Producción/reproducción (2020) que consta de 20 óleos sobre tela que copian las pinturas de castas encargadas en 1770 por el virrey de Perú para el gabinete de curiosidades organizado por el Príncipe de Asturias –actualmente, esta serie forma parte de la colección del Museo Nacional de Antropología de España–. Bajo ese contexto, Hashinki comisiona la reproducción de la serie e incluye fragmentos de los textos feministas de Silvia Federici y  Claudia Mazzel para “señalar no sólo la racialización de la explotación, sino también la división sexual del trabajo sobre las cuales se ha sostenido históricamente el capitalismo”– escribe Desjardins–. Estos textos se nos presentan a modo de “cartelas”, que fueron usadas para validar las obras y compartir información acerca del tema retratado. El hecho de retomar este recurso no sólo para que la reproducción se apegue lo más posible al original, sino también como un elemento que fractura los códigos de lo que observamos con lo que leemos, visibilizando las violencias coloniales.

Mestizo y Nikkei. Produce Mestizo o Ainoko, 2012, óleo sobre tela. Cortesia de Pepe Cobo y Cia.

Dentro del recorrido, me es importante mencionar la obra Rojo indio (2018-2020) que reproduce en pintura una serie de figuras de cerámica precolombinas provenientes de Perú y que actualmente forman parte de museos de antropología de España. La pieza se nos presenta bajo los códigos de exhibición de un museo, vemos una base blanca donde están colocadas estas pinturas y están protegidas por un capelo; sin embargo, al transitar hacia la parte trasera  leemos en las piezas palabras como: cholos, prieto, nativo, sudaca, salvajes, entre otras. Todas son palabras peyorativas usadas para referirse a las personas que habitamos y somos latinoamericanas, como escribe Desjardins: “Algunas de estas palabras provienen de aquellas primeras clasificaciones socioraciales plasmadas en las series de castas”. Lo anterior, resulta interesante pensarlo también en cómo se busca preservar de la mejor manera posible  estos objetos por los sistemas hegemónicos, pero sigue habiendo una violencia y discriminación latente.

La exposición posee una curaduría que se desenvuelve de manera sensible y orgánica, donde se generan puentes que toman como punto de partida las pinturas de castas solicitadas por el virrey de Perú en 1770, y cómo esta violencia sistemática ligada al género, raza, identidad y clase sigue estando presente, invitando a reflexionar e “imaginar las posibilidades para alterarlo” donde el fenómeno de la reproducción es un mecanismo de denuncia.

El orden de los factores. Sandra Gamarra Heshiki se podrá visitar hasta el 25 de julio en el Museo Amparo en la ciudad de Puebla en México. Para más información: https://museoamparo.com/exposiciones/piezas/257/el-orden-de-los-factores-sandra-gamarra-heshiki  

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.