El país se mueve ¿la cultura se paraliza?

20 días de movilizaciones han congelado la mayoría de las actividades culturales que habían programadas en la capital y el resto del país, en principio por las restricciones de horario y transporte, actualmente por la cantidad de manifestantes que se congrega y el riesgo de saqueos o destrucción de espacios.

La mayoría de las instituciones culturales solo han sufrido daños estéticos en sus fachadas y se han respetado como lugares de expresión artística. En este escenario, consultamos a teatros y centros culturales que se ubican en el eje de las protestas, para saber de qué manera han afrontado su programación durante este tiempo y cómo han retomado algunas actividades.

  • Te podría interesar también:
Juan Pablo Troncoso | “Hablamos de La Leva como un cuerpo que engloba ciertas pulsiones”
Filtraciones de Federico Galende: La historia se pasó en limpio a sí misma

Desde el Municipal de Santiago, Leonardo Pozo, el gerente general, señala: “La cancelación de los espectáculos obedece a la seguridad de los trabajadores. Nosotros tenemos un deber de entregar funciones a público en general y cumplir con nuestras obligaciones sociales, también eso tienen que ser equilibrado con la seguridad de los trabajadores y, en ese sentido, tomamos la decisión de suspender todas nuestras funciones. En el ámbito de cuidar a los clientes, pensamos muchos en la seguridad del cliente que viene, del espectador que viene al teatro y en ese sentido hicimos una encuesta y nos dimos cuenta de que también los clientes preferían no venir. ¿Y qué hicimos en el intertanto, mientras cancelábamos las funciones o las actividades del teatro? Lo que hicimos  fue trabajar internamente en el desarrollo de las próximas funciones, la más inmediata hoy es Fausto, hemos estado trabajando todos los días con horario diferido y monitoreando la situación de la ciudad en términos de ver la seguridad y así nos fuimos preparando al día de hoy que estamos próximos al estreno de Fausto. Previamente a eso, el día jueves 7, tenemos la función del ensayo general, que por el contexto nacional decidimos abrirlo a público y eso nos ha ayudado a mantener la moral y también la misión del teatro. Esperamos, una vez que estos incidentes pasen, retomar la actividad en forma normal.”

«A veces la ficción se anticipa a la realidad, no porque seamos adivinos, sino que porque el teatro tiene esa capacidad de observar el mundo, cuestionarlo y metaforizarlo».

La coordinadora general de Teatro Finis Terrae, Amalá Saint Pierre, reflexiona desde el rol de la dramaturgia, señalando que «a veces la ficción se anticipa a la realidad, no porque seamos adivinos, sino que porque el teatro tiene esa capacidad de observar el mundo, cuestionarlo y metaforizarlo. Es así como un día antes del estallido social, estrenamos nuestra producción propia «La apariencia de la burguesía», escrita por el destacado dramaturgo Luis Barrales y dirigida por la visionaria Aliocha de la Sotta. La obra, libremente inspirada de una obra del ruso Gorki previa a la Revolución Rusa, habla de una familia chilena de clase media tratando de superar una crisis mientras afuera ocurre una revuelta política y social… Al día siguiente del estreno, ese presagio se hizo carne. Lamentablemente no pudimos darla a público puesto que casi inmediatamente se aplicó el Estado de Emergencia y el toque de queda, obligando a la mayoría de todos los teatros de la capital a suspender sus funciones. Esto ha generado una consecuencia invisible para la ciudadanía: la cesantía de los artistas que no han podido trabajar de noche y cuantiosas pérdidas de los teatros que muchos de ellos no tendrán cómo solventarse a fin de mes. Es por esto que nuestra responsabilidad está en volver a darle vida a nuestro teatro y dinamismo al sector cultural que se ha visto muy afectado. Y si podemos contribuir a la reflexión y al diálogo con una obra que apunta a temas contingentes, entonces sentimos que es necesario reabrir nuestro teatro».

La encargada de comunicaciones del Centro Cultural Estación Mapocho, Camila Aliaga, también señala que el funcionamiento ha sido parcial: “Nosotros como centro cultural mantenemos la apertura al público desde las 9 de la mañana con entrada liberada, tenemos de lunes a domingo la muestra de Foto prensa organizada por Unión de reporteros gráficos y camarógrafos de Chile desde las 11 horas de martes a domingo también está disponible la instalación Toda siempre es poca de Pía Salas junto al documental fotográfico Agua para todos del peruano Briam Kim Espinoza. si bien el funcionamiento de la Estación Mapocho a transcurrido sin problemas estos días de movilización social hemos cerrado a las 5 de la tarde en promedio como una medida de seguridad para nuestros trabajadores y visitantes, por otra parte las actividades de gran público han sido reagendadas en su mayoría para el 2020 aun así mantenemos la feria de emprendimiento Asech que se realizara este 6 de noviembre y debido a la contingencia sumamos a nuestro calendario el Cabildo del libro, que se va a realizar este sábado 9 de noviembre, donde convocamos junto a Editores de Chile a este encuentro ciudadano, además el 22 de noviembre se viene la Feria de música chilena Pulsar, que cumple 10 años, y en paralelo durante esta semana tenemos ensayos de la ópera Don Giovanni que se va a presentar el 21 de noviembre en el Teatro regional del Maule, esa ha sido la dinámica del centro cultural y cómo han funcionado las actividades”.

Roser Fort, directora del Centro Arte Alameda, dice que “(estamos) en un espacio cultural ubicado en plena zona cero como le llaman ahora. Sí nos hemos visto afectados por las movilizaciones, pero somos parte del quehacer de las movilizaciones. Nos hemos readaptado, hemos cambiado nuestros horarios para ser más participativos, hemos realizado funciones gratuitas para que tengamos debate y reflexión y además somos optimistas, sentimos que este llamado a movilizarse genera optimismo para que hayan cambios importantes en nuestra educación, salud y que todos tengamos más acceso a la cultura que es lo que enriquece a esta sociedad, los invitamos a revisar nuestra programación y a seguir participando, ¡vamos que se puede!”

Sentimos que este llamado a movilizarse genera optimismo para que hayan cambios importantes en nuestra educación, salud y que todos tengamos más acceso a la cultura que es lo que enriquece a esta sociedad.

En el Barrio Bellavista, Leo Lobos, coordinador del Taller Siglo 20 Yolanda Hurtado, manifiesta que el espacio “ha visto afectadas sus rutinas de trabajo y programación cultural, como gran parte de las personas e instituciones del Barrio Bellavista. Ha sido cancelada la programación de Teatro programado hasta enero y hemos tenido que reprogramar y reasignar prioridades. Hemos cancelado la Inauguración de la exposición colectiva de 15 acuarelistas chilenos contemporáneos, curada por Elby Huerta e Ismael Allendes, hasta nuevo aviso. Nuestra cafetería está ofreciendo servicio desde 10 a 16 horas todos los días, en un clima de incertidumbre y falta de seguridad para nuestro equipo. Así mismo hemos querido seguir con nuestras labores de montaje y ensayos de la producción teatral Malformados, la que esperamos estrenar el día 13 de noviembre. Creemos que las demandas sociales son justas y que las autoridades deben resolver sobre los temas de fondo que han provocado este levantamiento social, por el bien de toda la sociedad”.

Con estas declaraciones, y una rápida revisión a la cartelera de otras instituciones, queda claro que la cultura ha buscado la forma de adaptarse a las movilizaciones para no dar todo el trabajo detrás de algunas presentaciones por perdido. La invitación es a revisar la programación y planificar las visitas para mantener vivos los espacios de expresión artística que se necesitarán para superar este difícil momento.

*Para este artículo se intentó contactar por diversos medios al Centro Cultural Gabriela Mistral, Teatro Universidad de Chile y Teatro del Puente, sin embargo, hasta el momento no han podido dar respuesta.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.