Antonio Segundo Imbert Pellerano | “El arte y la arquitectura son como las prendas en una mujer vestida de noche”

Entrevistar a un arquitecto de renombre como Antonio Imbert Pellerano es un honor para cualquier joven que pretenda incursionar en el mundo de las artes, el diseño y en crear espacios sublimes que transporten a otra dimensión. En mi caso, el honor es aún mayor, porque fuera de apreciar su trayectoria profesional puedo hablar de su integridad como familiar, como amigo, como persona.

En esta entrevista compartimos con el arquitecto sobre su trabajo, su historia y su pasión por el arte. Si tuviera que resaltar algo de la entrevista, fue el compartir un mismo pensamiento que he querido destacar en otros escritos: que el arte no se trata de nombre, no hace falta que una obra sea de Picasso para ser majestuosa y transformar, cautivar, transportar.

A continuación, algunas líneas sobre lo conversado con el arquitecto…

Háblanos de Antonio Imbert, sus gustos, sus pasiones, sus principales fuentes de inspiración

Lo sencillo, lo práctico simple y llanamente lo que te haga feliz. Mi pasión, la velocidad. ¿Fuente de inspiración? La cotidianidad.

¿Cómo definirías tu estilo?

No, qué problema que todo el mundo quiere poner eso en la entrevistas. La mejor definición para una arquitectura es adecuada.

Al momento de diseñar, ¿tienes preferencia por algunos materiales en particular?

No necesariamente, siempre prefiero el material criollo, autóctono por su probado performance. Pero cada diseño contempla retos diferentes. Lo que algunas circunstancias es protegerse de la luz, en otras puede ser aprovecharse de ella, por lo que no tenemos una paleta de materiales preestablecidos en nuestros diseños.

¿Cómo definirías la relación entre el arte y la arquitectura?

Es sumamente importante. Cómo mejor ejemplo, en mi casa inmediatamente diseñamos, las obras de arte llegaron antes que se ejecutara el diseño. El arte y la arquitectura son como las prendas en una mujer vestida de noche.

¿Ves el arte como una buena inversión? ¿Por qué?

No veo el arte como una inversión, veo el arte como un regocijo y el tema de la inversión para mi está en un segundo plano. La obra de arte que tu adquieres, primero que nada, debe producir placer, el disfrute de tu tenerla. Que la obra en términos económicos sea o no sea una “buena inversión”, está en segundo plano. Por eso no adquiriría por su valor económico. En el mundo que vivimos hay excelentes artistas que por difusión o por ranking no tienen la valorización que tienen otros y el gran coleccionista no compra por el valor ni por un bucket list de cumplir con un listado de obras específicas.

Actualmente se habla mucho de crear una experiencia para el espectador o consumidor. ¿Cómo crees que lo logras con tus diseños?

Habría que preguntarle al espectador. No toda la arquitectura tiene que ser sensorial a todo momento, pero eventualmente, dependiendo la tipología del diseño que tú hagas caemos en lo mismo. El resultado final debe ser una experiencia positiva, halagadora, independientemente lo que sea.

View House, uno de tus recientes proyectos, ¿por qué dirías destaca de otros proyectos inmobiliarios?

Tiene una excelente localización, tiene una densidad baja, no obstante un proyecto de un gated community pero cada unidad tiene una escala adecuada y tiene un diseño práctico y atemporal.

¿Tienes algún favorito entre los proyectos que has hecho?

No necesariamente, esos son como los hijos que se quieren diferente y cada uno tiene sus virtudes en específico.

¿Cuáles serían las recomendaciones de alguien con tu trayectoria para jóvenes que aspiran a destacarse el ámbito creativo?

La preparación es básica, que la creatividad no necesariamente es un don, que el ser artista no es parecer artista y que el mejor crítico debes ser tú mismo.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.