Cuando las palabras toman forma: arte inspirado en literatura

Ya sabes cómo es. Llega el verano y empiezas a aprender las partes en que habrá sombra dependiendo de la hora. Quieres hacer algo, pero el calor te agota. ¿Solución? Un libro en esa pila que pusiste en tu repisa y aún no has podido leer. Pero si quieres disfrutar de la literatura desde otra perspectiva, hay artistas que han creado sus obras inspirados en las novelas y cuentos más connotados y fantásticos.

Aquí te presentamos algunas creaciones que nacieron gracias a la literatura.

Jeff Wall – El prólogo de El Hombre Invisible de Ralph Ellison

Esta fotografía minuciosamente elaborada por el artista canadiense Jeff Wall está inspirda en la novela del escritor estadounidense Ralph Ellison, “El Hombre Invisible”, que retrata la historia de las problemáticas de un hombre afroamericano durante la mitad del siglo XX. En el prólogo, se describe un sótano con 1369 ampolletas de luz encendidas gracias a una corriente de energía ilegal. Reconocido por sus composiciones muy bien elaboradas, Wall no ha dejado espacio en interpretar lo escrito por Ellison. No es necesario leer el libro para entender la fotografía (aunque es totalmente recomendable), sino sólo con quedarse con la cita del protagonista: “Soy invisible porque, simplemente, la gente se rehusa a notarme”.

Sir John Everett Millais – ‘Ofelia‘ de Hamlet por William Shakespeare

Esta pintura del siglo XIX representa a Ofelia, un personaje de la dramaturgia de William Shakespeare, Hamlet. Al perder los estribos tras la muerte de su padre, a manos de su perturbado amante Hamlet, cae a la corriente de un río, y mientras se hunde a su muerte, es retratada cantando. La obra de Millais ha sido ovacionada por el realismo del paisaje elaborado, y por ser uno de los tantos retratos de la damisela y su infortunio.

Salvador Dalí – ‘La Loca Fiesta del Té’ de Alicía en el País de las Maravillas por Lewis Carroll

El toque surrealista de Dalí en sus pinturas se conjuga idealmente con la fantasía onírica del escritor Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas (1865).  Con una técnica oxidada y psicodélica, la obra de Dalí destaca y cautiva a través de sus atrapantes colores y pulcras referencias, la que te suma a la aventura en la madriguera del conejo.

René Magritte – El Dominio de Arnheim de Egdar Allan Poe

En el libro Dominio de Arnheim, su autor, el maestro del romanticismo oscuro Edgar Allan Poe, escribió que “no existe en la naturaleza ninguna combinación decorativa como puede producirla la genialidad del pintor”. La reproducción pictórica de Magritte nace y se forja desde la concepción de Poe y su idea de un perfecto paisae, y cómo es esta idea del dominio lo que forja lo que su ojo ve. 

Thomas Thijssen – ‘Madeimoiselle de Bovary’ de Madame Bovary de Gustave Flaubert

El fotográfo holandés Thomas Thijssen para su última exhibición ‘The Devil Inside Me’ se inspiró en la obra de Flaubert Madame Bovary. Descrita como “la obra de ficción perfecta”, el artista utilizó una visión iconográfica para re-imaginar a una contemporánea Athena. Con un búho y un cuerno –simbolos de la sabiduría y la fuerza– la mujer se ha empoderado y resulta evidente que esta ‘sucia mujer’ siempre consigue lo que quiere.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.