UMBRA. Esas dos variables ya no eran posibles a la vez en un mismo universo y entonces enloquecieron | Javiera Asenjo, Josefina Astorga y Catalina Correa | MAC Quinta Normal

Tres proyectos individuales realizados por las artistas nacionales Javiera Asenjo, Josefina Astorga y Catalina Correa conforman UMBRA. Esas dos variables ya no eran posibles a la vez  en un mismo universo y entonces enloquecieron, exhibición que toma como principales ideas la naturaleza, el paisaje, el territorio y el feminismo, haciendo énfasis en sus procesos creativos vinculados a prácticas culturales latinoamericanas, a través de obras en formato de video, instalaciones, fotografías, collages y tejidos.

El Museo de Arte Contemporáneo presenta UMBRA. Esas dos variables ya no eran posibles a la vez  en un mismo universo y entonces enloquecieron en su sede de Quinta Normal. Esta muestra colectiva se compone de tres proyectos interconectados de las artistas nacionales Javiera Asenjo (La laguna alada), Josefina Astorga (Las sopladoras) y Catalina Correa (Tropismo), con trabajos que incluyen videos, instalaciones, fotografías, collages y tejidos. En su mayoría, la obras fueron desarrolladas específicamente para esta muestra, y abordan críticamente una relación decolonial entre el cuerpo femenino y el paisaje latinoamericano.

“Las temáticas a grandes rasgos comprenden la naturaleza, el paisaje, el territorio latinoamericano y feminismo. De allí se desprenden intereses en la manualidad ‘pensar con las manos’, el viaje y la relación corporal con el territorio, el rescate de técnicas y saberes ancestrales, los vínculos humanos y más que humanos, la obsesión con los contornos, los bordes, las membranas tanto en el propio cuerpo femenino como el las definiciones territoriales e identitarias”, destacan las artistas.

El inicio de este proyecto se sitúa ocho años atrás, en Residencia en la Tierra, un espacio de intercambio artístico ubicado en El Quindío, Colombia. A partir de esta experiencia se da forma a un proceso de trabajo colaborativo. “Cada una de nosotras tenía una línea de trabajo y una formación diferente antes de conocernos. Al comenzar a trabajar juntas, algunas cosas convergieron, como el interés en el proceso, en las notas de campo, en el trabajo en terreno; y otras continuaron su camino”, destacan las artistas.

UMBRA surge como resultado de estos años de intercambio, tomando fuerza durante la pandemia, frente a la necesidad de reencontrarse, contenerse y repensar nuevas formas de crear, trabajar, y estar en el mundo. La laguna alada (2022), de Javiera Asenjo, presenta una pieza tejida, que encarna la recolección de memorias de la cuenca del Amazonas, para tejerlas de vuelta hacia tierras volcánicas, delineando los contornos de paisajes olvidados. Por otro lado, Las sopladoras (2022), de Josefina Astorga, se configura como una construcción poética y oral acompañada de imágenes “de este y otros tiempos”, basadas en la figura de la montaña como eje del mundo, del sol como retorno y del soplo como fuerza transformadora. Mientras que Tropismo (2022), de Catalina Correa, exhibe los impulsos opuestos del desarrollo vegetal: un arriba y un abajo como el axis vertical de lo vivo, ahondando en el interés en las raíces, llevándolo al ámbito de la botánica, la hidroponía y la genealogía.

En UMBRA. Esas dos variables ya no eran posibles a la vez  en un mismo universo y entonces enloquecieron los procesos creativos se articulan desde una relación social y corporal con algunas prácticas culturales del territorio latinoamericano, tales como el oficio textil, el alfarero, la filosofía andina, la geografía como conocimiento encarnado, y la arqueología extractivista como herencia de los diversos sistemas de colonización que han marcado nuestra historia.

Período de exhibición: 31 de marzo al 11 de junio
Lugar: MAC Quinta Normal (Matucana 464)

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.