Ximena Cousiño | Trazando con luces grises

“Vengo pintando desde los 16 años”, puntualiza Ximena Cousiño. Así retrocede en el tiempo la artista chilena que nació en Ciudad de México, uno de los muchos lugares donde ha permanecido y recorrido. Ya formalizando sus estudios de Licenciatura en Arte con mención en Pintura en la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue incursionando en el desarrollo de su propio lenguaje y ritmos a través de la pintura. Al comienzo, con gran influencia de los neoexpresionistas alemanes, en una obra donde el color se unían con el dibujo al carbón.

Escalera
Escalera

La evolución de su obra, sin embargo, la alejó de la paleta cromática, centrando su trabajo en el carboncillo y destacando los elementos figurativos como canales de comunicación necesarios para transmitir los mensajes de sus obras.

El carboncillo es su instrumento esencial, el que le permite sacar todo el color y la pintura para abocarse netamente a perfeccionar el dibujo, realizado con trazos dan nota de lo atmosférico. “Nacieron series, primero autoretratos para Sala Gasco, luego los retratos de niños para el MAC, los estudios de luz y atmósferas de interiores, cargados de historias o soledades para Galería ANIMAL y el MAC de Valdivia. En fin, los espacios industriales para la exposición en China y el trabajo para la Factoría del Arte Santa Rosa”, explica Ximena sobre esa etapa de su obra.

Con obras de delicados trazos y difuminadas formas, la artista revela que sus grises son tonalidades que le sirven para acercarse al mundo de las luces. “La luz no se hace evidente sino cuando está contrastada a su opuesto: la oscuridad. El uso de grises es un ejercicio de austeridad de elementos”, reflexiona.

La figura humana está y no está en sus cuadros, que se vuelven parte del paisaje o del interior de un espacio que se torna presente. Para Ximena, las figuras humanas son parte inherente a los trabajos porque el ser humano es el que carga los espacios de forma más significativa; son los que cuentan historias que tienen su centro en la humanidad. “Son presencias y ausencias. Dan la escala a ciertos lugares y en otras una mirada fuga”, apunta la artista.

Sin título
Sin título

En la actualidad, se encuentra experimentando nuevamente para integrar los colores a través de la pintura, pero de manera muy suave, incursionando en atmósferas de brumas. Entre sus próximos proyectos, cuenta que está preparando una exposición individual y un mural para una iglesia de Recoleta, Santiago.

Para conocer y adquirir las obras de Ximena Cousiño, haz clic acá.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed