Nobuyoshi Araki: cuando el deseo y la muerte se encuentran

Sin títuloLa carrera de Nobuyoshi Araki se extiende en más de 350 libros de fotografía a lo largo de 40 años. La productiva carrera de este japonés comenzó en los 70 y fue crucial en el desarrollo y difusión de la “fotografía personal”, una vertiente de la disciplina surgida en la posguerra. La modernización del pueblo nipón y la proliferación de la cultura popular fueron temas capturados por Araki.

La influencia que ejercieron artistas como Takuma Nakahira y Daido Moriyama en su trabajo fue decisiva en la formación de un lenguaje visual propio. La manera visceral y personal con la que el fotógrafo se relaciona con el sujeto fue una de las lecciones que de ellos aprendió. La expresión de la vida personal y cotidiana también se transformó en una característica determinante en la obra de Nobuyoshi Araki.

El desnudo fue el medio que el fotógrafo escogió para expresar todos estos conceptos. A través de una estética erótica pero que evitaba caer en la pornografía; mujeres liberadas de las estructuras urbanas y opresivas tan propias del Japón de los 70.

El objetivo de esta generación de artistas era rechazar la realidad urbana, tan gris y carente de sentimiento, en la que los ciudadanos se veían inmersos.

“El Viaje Sentimental”, fue el comienzo del trabajo de Araki en 1971. Se basaba en la luna de miel que vivió con su esposa, Yoko Araki. En 1990 publicó “El Viaje Invernal”, en recuerdo a su difunta pareja. Ambos hechos marcaron profundamente la sensibilidad del artista.

El corpus de Araki explora a mujeres en la privacidad de sus hogares. La capital de Japón es el principal escenario desde donde él saca sus fotografías; raramente escoge otro lugar para realizar su trabajo. Son encuadres que retratan mujeres solitarias desde la vulnerabilidad; desnudas, expuestas al otro, a lo externo.

maxresdefaultLa belleza se centra en el gesto del sujeto, en un estilo que escapa lo pornográfico y apela a una evocativa melancolía que se ofrece abiertamente al fotógrafo. El resultado es la manifestación de una cultura que ha caído en la soledad y en el anonimato, a pesar del esplendor económico que ha alcanzado en las últimas décadas. En este contexto, el sentido del individuo y del otro se pierden en el olvido.

Nobuyoshi Araki busca capturar la permanencia y vitalidad del presente en su obra. Esta idea se ve en la belleza y fragilidad propia de las mujeres, que se representa en la fugacidad que desemboca en la muerte.

En este mundo es donde Araki utiliza su cámara para dar espacio a la imaginación y a la libertad. Es ahí donde se crea una dimensión donde el deseo y la muerte coinciden.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed