Felipe Bedoya | “Me identifico con un cirujano gráfico porque deconstruyo la forma del personaje”

Su trabajo es delicado, una clase de invención y de creación para darle vida a las mujeres con valiosas técnicas artísticas. Con el retrato da una nueva interpretación a través de formas, colores y estilos diversos que, al combinarse con lo digital, trae una hibridación al arte formal.

Por Sandra Fernández / Colombia

El arte es la manera más clara de liberar ciertos imaginarios con todo el peso de la personalidad; es la herramienta obligatoria que unos cuantos tienen para sobrevivir. Como dijo alguna vez el gran pintor Pablo Picasso, “el propósito del arte es el lavado del polvo de la vida cotidiana de nuestras almas”. A partir de las manos, el tacto hace que la imaginación salga a flote, desde una pincelada, hasta moldear una gran escultura, capturar un momento fotográfico para poseer la habilidad de recrear con un lápiz las líneas y trazos de una nueva figura. Su constante evolución crea novedosas herramientas en el arte, la ilustración aparece en esta nueva era para brindar cierta fusión que conecta lo digital con lo manual.

Felipe Bedoya, artista colombiano, realiza un arte de hibridación, un nuevo vestigio que proporciona un retrato más pulido, con trazos que plasma para acentuar la belleza femenina. Su especialidad son los retratos que se transforman entre un montaje visual que compromete la imagen real, la intervención digital y un proceso de arte manual en donde está presente el dibujo, la pintura y la acuarela.

Gojeb, Felipe Bedoya.
Gojeb, Felipe Bedoya.

Conocido como un sobresaliente ilustrador en Colombia, Felipe Bedoya estudió diseño gráfico debido a la presión económica. Se involucró con la ilustración como una manera de realizar arte, y poco después exploró las técnicas de la pintura y el dibujo para adquirir un concepto autónomo en sus obras. “Soy como una especie de híbrido que ha salido con las redes sociales, que, de alguna manera, gracias a la formación que tengo y de algunos cambios que he tenido, he encontrado otro camino y poco a poco he ido puliendo ese camino”, dice el artista.

Sus creaciones han hecho parte de varias publicaciones y revistas de talla internacional, y actualmente posee un espacio creativo, Modus, que es una plataforma para dar a conocer a varios artistas y para que se involucren con el mundo creativo, además de ser uno de los realizadores del encuentro para creadores “1000 maneras de no morir”.

Además, participó en la pasada versión de La Feria del Millón con su más reciente serie que consta de rostros africanos en donde resalta la pintura en sus facciones, una representación de sus culturas, de las máscaras y tradiciones de las tribus a partir de una construcción fotográfica en donde se fija en modelos con rasgos contrarios a los de raza negra para explorar una nueva manera de conformar los rostros femeninos africanos.

Kokobi, Felipe Bedoya
Kokobi, Felipe Bedoya

¿Cuáles han sido sus mayores influencias desde el momento que inició su búsqueda artística?

He tenido etapas. Por el lado de la ilustración inicié con el surrealismo pop, mi trabajo anterior fue inspirado por la artista Emma Ryder, el artista Gary Baseman, y todos los que hacen parte del arte underground de alguna manera. Ahora tengo otro tipo de artistas que me gustan, porque voy cambiando mucho y van desde la pintura, la fotografía. De alguna manera yo toco diferentes técnicas y las mezclo así que digamos que tengo referentes en todos los campos.

Usted realiza ambas creaciones, entre lo manual y lo digital, ¿cuál es el valor que le da a cada uno?

Todas me gustan porque mientras estoy haciendo una me inspiro de la otra. Para mí todo tiene magia y digamos que la fotografía es primordial porque me conecta con la realidad, después de esa conexión yo deconstruyo el cuerpo, la forma, el género mismo, mis propios modelos de alguna manera. Cuando ya tengo esos modelos, lo llevo a la pintura, a la acuarela o a toda esta parte manual dependiendo de la intención que tenga. Es un proceso que se va retroalimentando cada pieza de cada cosa, por eso me identifico con un cirujano gráfico, porque deconstruyo un poco la forma del personaje y genero nuevas proporciones, juego con eso.

Mui, Felipe Bedoya.
Mui, Felipe Bedoya.

¿Cómo inicia con la exploración o creación de personajes en su trabajo?

Antes creaba personajes infantiles y que se movían en un mundo libidinoso, había mucha lujuria y picardía, algo como para adultos. Pero ahora todas esas mujeres que aparecían en esa obra han crecido –obviamente ha sido por el crecimiento que he tenido y la maduración–desde sus intereses, crecen sus gustos, el mundo que era antes ya no es ahora. Siempre he retratado mujeres porque como persona he tenido una construcción de vida a partir de ellas, mi madre, mi novia, todas las personas que han marcado algo en mí han sido mujeres, ese termina siento el tótem de mi trabajo y los retratos son una manera de generar empatía con el otro. Yo no soy muy sociable y hago retratos porque de alguna manera me gusta enfrentarme a otra persona, es la manera que tengo de obtener esa tranquilidad y enfrentar al otro con estos personajes.

Dentro de la Feria del Millón se expusieron una serie de obras que representan la cultura africana. ¿Cómo fue el proceso de creación de esta serie?

He estado haciendo estudios que tienen que ver mucho con la pintura africana, cómo se ponen estas máscaras que ellos mismos pintan y cubren su vulnerabilidad o generan una identidad sobre su tribu, todo esto me llama mucho la atención. Me gusta la manera en que le cambia la expresión a cada individuo dependiendo de cómo se pinte, tienen una forma de expresar diferente y esto está unido un poco a las expresiones, a los gestos y a las personalidades del ser humano que tienen que ver con el autoconocimiento que estoy involucrando en la obra. Todas están inspiradas en El Valle de Lomo en África y cada una tiene un nombre en relación a un rio. Los personajes que expuse en La Feria del Millón son personajes que no existen, fueron creados a partir de muchas fotografías y las modelos que usé son blancas. Mi intención era crear personajes, como espectros, personajes que se movieran entre lo real y lo fantasioso, que quedara la duda de si en realidad existen.

Turkana, Felipe Bedoya.
Turkana, Felipe Bedoya.

¿Qué técnica utiliza dentro de la serie de rostros africanos?

Son fotografías construidas, el modelo no existe sino que los ojos son de una, la boca es de otra, entonces a la final se terminan moldeando. Mi intención es que el acabado se vea fotográfico, porque eso es lo que genera esa incomodidad de no saber si es real o no.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed