VOID: internándose en lo sideral

 

La instalación VOID, muestra interactiva desarrollada por los artistas Sergio Mora-Díaz, Oryan Inbar y Jordan Backhus en la ciudad de Nueva York, se presentó del 24 de Marzo al 2 de Abril en el Espacio Diana de Santiago/Chile, para volver ahora por segunda vez del 13 al 23 de Julio.

La propuesta de carácter interdisciplinar, en tanto combina instalación objetual, proyección, sonido y performance, se expuso y expone nuevamente en el conocido Espacio Diana; lugar dedicado principalmente a presentaciones y talleres relacionados al ámbito escénico como el teatro o la danza. No obstante, una instalación con estas características podemos enmarcarla perfectamente dentro del arte contemporáneo, comprendiendo que éste también integra las prácticas corporales, así como lo sonoro y nuevos medios o también llamadas nuevas tecnologías.

La exposición en sí consiste en un espacio cerrado, oscuro, en el cual yacen suspendidos varios fragmentos alargados de tul en forma vertical, donde se proyectan múltiples luces que hacen alusión al cosmos. Lo interactivo de la muestra recae en que los espectadores pueden recorrer este espacio, atravesando aquellas telas cuasi transparentes que se desmaterializan en el entorno, generando una sensación de profundidad mediante las sucesivas capas de proyección lumínica. Por otro lado, ante el movimiento humano se activan unos sensores que cambian el tipo de proyección: puntos que se transforman en líneas y luego una suerte de constelaciones, creando un dinamismo al interior de la habitación, cuyos límites y dimensiones tienden a desaparecer. Todo aquello acompañado de un sonido constante, profundo y atmosférico, que permite adentrarse en este terrenal universo.

La instalación se divide en dos partes: una primera instancia de estar arrodillados en silencio, mientras un personaje (el coreógrafo Rodrigo Chaverini) aparece para realizar una danza a contraluz entre medio de las telas. Desde el fondo de la sala, cercano a la potente fuente de proyección de luz que inunda el espacio, avanza el performer; de lado a lado, de atrás hacia delante junto a la música (producida por la compositora Emiliana Abril, alias Kinética). Al terminar la performance, desaparece el bailarín y entonces se da pie a la instalación ya explicada, en que los numerosos visitantes deambulaban entre las telas, luces y el espacio sonoro, no sin sacar las esperadas fotografías antes denegadas durante la performance.

Tal es la instalación multi-sensorial que puede ir a experimentarse entre los días jueves 13 y domingo 23 de Julio, con valores diferenciados para la instalación con y sin performance. Lamentablemente ya no hay entrada gratuita como la vez anterior, donde por cierto fue un caos para conseguir entrada y hacer cola. Aún así, vale la pena la muestra pues es una presentación muy bella desde la simpleza visual, aunque compleja en cuanto a la conjunción de diversas disciplinas y tecnologías; cuestión relativamente incipiente dentro de nuestro contexto artístico chileno que, poco a poco va incorporando el concepto de los nuevos medios. Por lo mismo podemos comprender que una muestra como ésta se presente en el Espacio Diana y no así, en cambio, en un lugar como el museo de arte contemporáneo, debido a la relevancia de la performance y puesta en escena (aunque sería ideal poder presenciar obras de este tipo más a menudo en nuestros museos, aprovechando para derribar el mito de que los museos son espacios muertos y fomes que no consideran al espectador). Si bien es cierto que la entrada más barata no incluye la performance, el peso e interés de la exposición no es lo mismo sin ésta, pues entrega sensaciones y experiencias diferentes que en su conjunto se potencian.

Lo positivo de que VOID se realice nuevamente en Santiago es que podrán asistir todas aquellas personas que se quedaron con las ganas durante su primera versión, debido al rápido agotamiento de entradas y pocos días de exhibición; acaso porque se fue de las manos tanto de los artistas como del lugar, quienes probablemente no dimensionaron el éxito que podía tener. Por ende, ésta es una buena oportunidad para ir a apreciar una puesta en escena novedosa para el contexto local, sin ser necesario saber mucho sobre arte para poder disfrutar, allí donde el movimiento y los sentidos juegan un rol crucial, más allá de la vista como órgano privilegiado a lo largo de la historia del arte visual. En ese sentido, rescato la iniciativa de carácter sensorial realizada por los artistas, oscilando entre lo sideral y lo contemplativo; lo físico y lo emotivo, así como entre el movimiento y la quietud; la oscuridad y la luz. De ahí que VOID, más que referir a un vacío literal, alude –quizás– a un espacio/tiempo por recorrer, percibir y activar.

[PRONTO] en Espacio Diana / Proyecto VOID.Más info en -> https://goo.gl/A7ZRtC

Posted by Espacio Diana on Wednesday, February 1, 2017

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed