Raquel Yuhaniak | Textura vital

“Textura”, es una palabra originaria del latín, cuyo significado etimológico es “tejido”. Las obras de la artista y arquitecta chilena Raquel Yuhaniak reproducen literalmente este devenir de la palabra originaria. Rachi se dedica al arte textil (desde 1989), sin embrago, sus creaciones, más que tejidos son un lenguaje de relieves y texturas. La artista utiliza materialidades peculiares que transforman la idea de tejido en otra cosa; además de tejer lana, lino y seda, usa materias primas menos flexibles como la alpaca y el cobre en sus diferentes estados y formas: mallas de alambre, hilo, láminas, cobre oxidado, entre otros. Todos estos materiales dialogan entre sí, primero, con los colores –cálidos en su mayoría–, luego con las tonalidades brillantes y opacas. Este diálogo, además de despertar la sensación visual, busca generar en el observador una sensación táctil que la artista sabe explotar muy bien con las diferentes texturas que ofrece, de ésta forma traspasa al espectador el placer que le da crear: “si te dan ganas de tocar mis obras, es porque a me fascina trabajar y sentir con mis manos estos materiales”, dice la artista.

Para Yuhaniak, el arte es un desafío constante, en donde se enfrentan y aprenden cosas nuevas, porque, a diferencia de su trabajo como arquitecta, con el arte textil la artista no solo plantea una idea, sino que además la concreta: “en la arquitectura era mi idea pasada a las manos de otro, en cambio con el arte textil mi idea la concreto yo y yo busco la manera de resolverlo. Lo sepa o no, veo el camino para llegar a la solución”, explica. Por otra parte, para ella terminar una obra implica lograr la empatía con esta, sintonizar con ella, en este sentido, el arte textil es una actitud vital, su obra es el reflejo de la armonía y felicidad que la artista siente al crear. En sus propias palabras: “Yo reconozco que uno no puede hacer todo lo que se imagina, mi mano no es capaz de dibujar un caballo, por ejemplo. Sin embargo, soy capaz de hacer lo que hago, es decir, no es que siempre sea electivo. Lo que me importa es estar en armonía con lo que soy capaz de hacer y que la gente sienta la alegría o la fuerza, ese punch que tiene una obra”.

El desafío constante, sin embargo, requiere mucha disciplina, esfuerzo y trabajo, además, el arte textil es bastante exigente desde el punto de vista físico, sobre todo si consideramos que lo que se está tejiendo no son precisamente materialidades flexibles y fáciles de tratar. También, se requiere de un gran trabajo mental. Alguna vez un cercano le dijo que hacer arte no era agotador, porque no existía un trabajo mental, a lo que la artista respondió: “y esa es la imagen más errada, un artista tiene mucho que pensar, lo que pasa es que, a veces, ni uno mismo se da cuenta de todas las resoluciones que tiene que tomar”.

Rachi reconoce que probablemente ser arquitecta la ha ayudado a ser una creadora prolija y metódica: “aquí no hay nada al lote, el arte es un trabajo, tiene su ciencia y necesita de mucha maduración”. Para esta tejedora, el desarrollo de la obra es complejo, pues “hay momentos en la creación que te consumen muchas horas sin que haya un trabajo concreto, incluso para terminar una obra se necesita de mucho tiempo”. El proceso creativo, entonces, empieza mucho antes del tejido de los materiales, se inicia con la idea, la visualización mental. El trabajo artístico, finalmente, es “una conversación entre lo que puedes, lo que quieres y lo que el ojo te dice”.

Rachi sabe que la característica que resalta de su trabajo está en la simbiosis entre la técnica textil y la materia prima principal y más llamativa: el cobre. La artista se apropia de esta técnica ancestral-indígena, pero distanciándose del arte tradicional en la elección de materiales. Si elige trabajar principalmente con el cobre, es porque es la alternativa más bella y altamente versátil. Con estos elementos crea su expresión personal, su propio lenguaje que la ha llevado a participar de muchas exposiciones y con el que ha logrado su posicionamiento actual.

Para conocer más sobre la obra de Raquel Yuhaniak y adquirirlas, haz clic acá.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed