Gian Lorenzo Bernini, el genio escultor del barroco

El arte de la decoración teatral fue desarrollado en su máxima expresión por el escultor italiano Gian Lorenzo Bernini (1598 – 1680), quien vivió en la misma generación de Velázquez, Rembrandt y Van Dyck. Sus retratos lo encumbraron como uno de los artistas que mejor representó en sí el genio del barroco.

Las esculturas que creó reflejan un detalle que otorga vida a las obras. Este efecto fue logrado gracias a la insuperable capacidad de Bernini para retratar momentos de gran tensión a través de las facciones del rostro.

Una de sus influencias fueron los artistas de la antigüedad griega; de ahí tomó muchos de sus motivos. La mayoría de ellos retrata el momento de mayor intensidad en el desarrollo de una historia, como por ejemplo en David, obra en la que el héroe se prepara para darle el golpe definitivo a su enemigo Goliat.

Bernini - David
Bernini – David

Fue un maestro a la hora de expresar el carácter del hombre, estilo que le permitió dar humanidad a la trascendencia religiosa en sus composiciones. El éxtasis celestial, el sentido del dolor y del goce fueron temas expuestos con maestría por este autor. Las siluetas y posturas de los cuerpos esculpidos se caracterizan por poseer una emotiva teatralidad, la que se ve acompañada por una fluidez de movimiento producto del trabajo que hace el artista sobre la vestimenta de sus modelos. Bernini logró con éxito transmitir la intensidad en su trabajo. Pudo plasmar la emotividad como ningún artista lo había hecho en su época.

Utilizó el espacio para atraer al espectador, quien se ve impresionado por el realismo de las esculturas. Estas parecen cobrar vida al ser observadas. Para acentuar la narración, el artista da énfasis al punto de vista con el que se aprecie la obra, la que se revela en toda su grandeza y conmoción ante la mirada ajena.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed