Lucian Freud: El desnudo desde la psicología de la vulnerabilidad

Lucian Freud (Alemania 1922 – 2011) fue un pintor que marcó un período en el arte contemporáneo por sus retratos de desnudos femeninos. Nieto del padre del psicoanálisis, Sigmud Freud, adquirió la nacionalidad inglesa en 1939 luego de escapar con su familia desde Alemania por temor al régimen nazi. Fue ahí donde estudió arte y desarrolló la mayoría de su trabajo.

Su talento le hizo exponer en grandes museos europeos desde los 22 años. Durante su primer período como pintor, sus cuadros destacaban por poseer un estilo surrealista que retrataba personas y plantas en posiciones inusuales bajo una delgada capa de pintura. Aunque su estilo se engloba en la segunda mitad del siglo XX, Freud estudió detenidamente los maestros clásicos. Un ejemplo de ello está en el análisis que hace de la naturaleza. Uno de sus cuadros, Dos plantas, recuerda a Hierbas del prado de Alberto Durero.

Entre 1949 y 1954 su estilo se flexibilizó y abordó otras temáticas como los desnudos logrados en “impasto”, efecto que se alcanza a través del uso simultáneo de varios pinceles y gruesas capas de pintura. Para entender y adentrarse en sus modelos, los utilizó en varias composiciones, generalmente desnudos, sentados o acompañados por animales. Freud es uno de los mayores exponentes de la “escuela de Londres”, grupo de pintores reconocidos por la calidad figurativa de sus cuadros. Su modo de pintar expone el cuerpo humano y lo representa desde la psicología de la vulnerabilidad.

También retrató a colegas como Francis Bacon o Frank Auerbach, aunque el mayor impulso en su carrera lo alcanzó con la obra Interior at Paddington, ganadora del primer premio del Festival de Arte de Bretaña. En 2000 y 2001 pintó a la Reina Elizabeth II, obra que fue muy criticada por la prensa inglesa pero bienvenida en Estados Unidos.

Lucian Freud-Interior in Paddington
Lucian Freud-Interior in Paddington

Sus obras alcanzaron altos precios en las subastas; su óleo After Cezanne se vendió en US$7.4 millones, mientras que el retrato Benefits Supervisor Sleeping se tasó en US$33.5 millones. Dentro de las celebridades que pintó están Kate Moss, cuadro que se vendió en US$10 millones.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed