Piel al descubierto, el acto artístico de Spencer Tunick en Colombia

Después de varios años de espera, el artista norteamericano llegó a Colombia con el propósito de recrear desnudos masivos en uno de los espacios emblemáticos de Bogotá.

Lienzo humano, elementos vivos instaurados en las calles de cemento entre brotes de concreto y ladrillos que edifican los monumentos que han consumido, por largos años, las historias y los acontecimientos que forjan la memoria colombiana. Seres humanos demostraron unión e igualdad el pasado 5 de junio con motivo de la performance, instalación humana y fotografía llevada a cabo por el norteamericano Spencer Tunick.

© Spencer Tunick
© Spencer Tunick

El artista, considerado como uno de los más controversiales y experto en retratar masivamente los cuerpos al desnudo, ha viajado por infinidades de ciudades y países, mezclando culturas, razas y texturas, convirtiendo esto en su fascinación personal. Haciendo historia en países como Suiza, Francia, México, Chile, Estados Unidos, entre otros, Tunick llegó a Colombia para desatar fuertes polémicas, desafiando la burocracia, las leyes sociales y religiosas que impedían que su arte visual se lleve a cabo.

En el 2008 el artista visitó Colombia. Y quiso hacer lo posible por realizar unas de sus grandes instalaciones humanas artísticas en el país. Después de ocho años, tras intentar varias veces, logra hacer realidad dicho proyecto este año 2016, reuniendo 6.132 personas en el centro histórico de la ciudad.

En el acto

Es madrugada. El sol aún no se asoma pero se alcanza a ver una fila de asistentes temblorosos de frio rodeando el centro histórico de Bogotá y, en medio de la plaza, pedazos rectangulares de madera que se encuentran ubicados en forma paralela. Con bebidas calientes van entrando los asistentes, se sientan en los escalones de la Catedral Primada de Colombia, con ansias por que amanezca pronto.

“Todos estamos hechos de lo mismo”

Finalmente logran entrar los participantes de esta obra de arte que tomará forma con las pinceladas que Spencer Tunick comienza a realizar. “Ustedes son los valientes de Colombia” dice Tunick retumbando en el eco de los cuatro monumentos que rodean la Plaza de Bolívar. Los colombianos eufóricos, gritan, hablan y murmuran esperando la orden para desnudarse, “Todos estamos hechos de lo mismo”, dice un asistente del evento.

La primera instrucción dicha por Tunick, fue conformar una monumental instalación hecha por más de 6000 asistentes. Algunos sujetaron una tabla en la que se subió una persona; luego, las mujeres se ubicaron en el lado derecho y, al lado izquierdo, un grupo de hombres vestidos con túnicas negras. La idea del artista era utilizar cuatro espacios, específicamente de la locación en donde se ubican: La Plaza de Bolívar, la calle 10 en dirección a los cerros tutelares de Bogotá, El Teatro Colón y el Centro Cultural Gabriel García Márquez.

Desnudo_4

“Estamos esperando que el sol nos dé permiso de trabajar”, explica Tunick a pocos segundos de dar la orden de desnudarse. Cuando finalmente lo hizo, ansiosos y emocionados, los colombianos se despojaron de sus vestiduras sin parar de moverse debido al viento tan violento que trae la madrugada capitalina. Sin miedo y dudas de miradas morbosas hacia el cuerpo humano, los asistentes colaboraron con la instalación. “Yo creo que es como cuando uno va a ver una obra de arte y no sabe qué opinar, la disfruta y vive tanto que no hay problema. Es algo totalmente natural y que fluye, muy bonito”, cuenta Camilo, participante del evento sobre el acto de desnudarse.

La sensación de libertad sin discriminación y la capacidad de desnudarse por distintas causas, hizo que aparezcan otros tintes dentro de la locación que Spencer Tunick escogió para sus fotografías. Según algunos de los asistentes, más allá de un acto artístico, se pusieron en juego varios factores por los que actualmente vive Colombia: el Proceso de Paz, el Paro Nacional de indígenas y campesinos, el Matrimonio gay e infinidades de inconformismos sociales y políticos dieron pie para apoyar a Tunick en su obra de arte. “Él está creando una obra de arte, donde la obra tiene vida independientemente de la intención que él quiera. La obra tiene su propia razón y su lógica”, cuenta Diego, asistente del evento sobre las razones por las cuales los colombianos se desnudaron.

©Spencer Tunick
© Spencer Tunick

Spencer Tunick desnudó a Colombia, a través de un simple acto que puso a prueba juicios éticos y morales. Demostró que la igualdad está por encima de estéticas corporales, que es válido expresar las inconformidades a través del cuerpo, con la piel al aire y evidenciando lo que conforma al ser humano: la libertad misma.

Revisa también:

Spencer Tunick y su nuevo discurso de LA MUJER arremeten contra Trumph

 

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed