El arte detrás del Origami

Un patrón de formas, ciencia y matemáticas se esconden bajo la simpleza y construcción de este arte japonés. En sus comienzos fue una forma de entretención entre la clase alta de Japón, donde había abundancia de papel y mayores conocimientos entre sus pares. El origen de la palabra procede de los vocablos japoneses «ori» (doblar) y «kami» (papel) sin embargo, la historia del Origami parte en China entre los siglos I y II d.C donde se inventó el papel. Éste llegaría en el siglo VI a Japón, donde el pasatiempo era propio de la nobleza.

Entre 1338 y 1573, el papel bajó su costo y pudo ser accesible a toda la población. Pero todavía servía para distinguir los estratos sociales, dónde era considerable la diferencia entre un campesino y un aristócrata. Sólo en 1603 y 1867, en el periodo Tokugawua, es donde ocurre la liberación del arte y se logra documentar la base del pájaro y de la rana en el libro Senbazuru Orikata en 1787.

Hoy se utiliza para entretener y además hacer creaciones artísticas, pero bajo esto el origami tiene muchas reglas matemáticas, cuando un papel es abierto y vemos los pliegues, que deben ir perfectamente alienados entre ellos y tienen su propio sentido, o un doblez hacia adentro o afuera, nos encontramos con un patrón geométrico. Robert Lang, un importante físico, dejó todo para dedicarse por completo a estudiar los modelos de origami. Donde realizó una teoría de cuáles eran las reglas y normas matemáticas que se pueden aplicar a las figuras que se hacen con papel, todo a partir de una pedazo cuadrado y sólo utilizando las manos.

Lang resumió sus observaciones en cuatro pasos o reglas:

  1. Una hoja nunca puede entrar en un pliegue.
  2. Si desdoblas una pieza de origami, obtienes un papel cuadrado con un patrón de dobleces sobre él. Ese patrón siempre podría pintarse en dos colores: puedes teñir las figuras geométricas que aparecen utilizando dos colores sin que coincidan dos contiguas del mismo color.
  3. Si sumas los pliegues en montaña en torno a un eje, y le restas los pliegues en valle en torno a ese mismo eje, el resultado siempre será dos o menos dos.
  4. Si numeras los ángulos en torno a un eje de forma alterna (1-2-1-2-1-2), y sumas todos los 1 y todos los 2, obtienes dos sumas de 180 grados.

Según el investigador estas cuatro normas son las principales para comenzar un orden y modelo de origami, ya que no sólo las matemáticas sirven para lograr una figura si no que la geometría es la clave.
Debido a la incorporación de la computación en el diseño de figuras, entre los aportes a la geometría destacan los teoremas y axiomas del origami. La entrada de estos programas que ayudan con el diseño y el orden del uso del papel es en donde Robert Lang ha sido un aporte en la historia de la creación.

Michael Laffose también es otro colaborador en los avances de la realización, y junto con el tiempo y los descubrimientos se han exigido figuras mas complejas y con un papel especial. Laffose colaboró en la construcción del que se dice es el mejor papel del mundo llamado Origamido.

En el lado científico del origami, se pueden mostrar teoremas geométricos utilizando sólo el papel y las hipótesis a punto de ser teoremas, de hecho hay trabajos expuestos sobre la resolución de ecuaciones de 3.er grado con sólo doblar el papel.
El campo de este arte también a sido importante en la enseñanza de matemáticas en los niveles de pre universitarios, al ofrecer un «ingrediente especial» incentiva a los practicantes a crear sus propios pilotos y tipos, fomentando la práctica y la curiosidad.

Hoy encontramos a grandes maestros como Sipho Mabona, Akira Yoshizawa y Satoshi Kamiya. ¿Qué te parecen?

©Akira Yoshizawa
©Akira Yoshizawa
©Lillian Rose Vorhaus
©Lillian Rose Vorhaus
©Sipho Mabona
©Sipho Mabona
©Satoshi Kamiya
©Satoshi Kamiya
©Satoshi Kamiya
©Satoshi Kamiya
©Satoshi Kamiya
©Satoshi Kamiya
©Sipho MabonaI
©Sipho MabonaI
©Akira Yoshizawa
©Akira Yoshizawa

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed