Ricardo Cárdenas | “Mirar, pensar, dibujar, dibujar, dibujar… seleccionar y construir”

El artista y escultor Ricardo Cárdenas presenta una exposición inspirada en la adoración hacia los humedales de la Sabana colombiana.

Los humedales de la Sabana colombiana, tranquilos pasivos y sin mayor defensa, protegidos por sus juncos, reservas de agua y creadores de vida. En Bogotá existen alrededor de 15 humedales y su conservación cada vez más deteriorada merece gran preocupación por quienes ocupamos este territorio. Por esta razón Ricardo Cárdenas propone en su proyecto artístico una investigación sobre una expedición botánica y exploración hacia los humedales que, a través de sus enormes esculturas, evidencia la constante transformación que padecen estas reservas naturales mientras el cemento y los cimientos de hierro se comen la ciudad.

Cárdenas es creador de enormes esculturas utilizando materiales como varillas metálicas, aluminio, tornillos y alambre, elementos que conforme va creando va decidiendo qué será parte de su obra. Su trabajo comienza con el dibujo. Este Ingeniero Civil transforma su mundo mediante el lápiz para así crear las estructuras que visualiza en su mente. “Su arte no es simplemente una creación de taller, sino un producto de interacción entre el artista y los espacios con las cuales se relaciona”, dice el curador colombiano Eduardo Serrano frente a la obra de este artista.

Ricardo Cárdenas
Ricardo Cárdenas

Su relación con el entorno, le da el privilegio de transfigurar la naturaleza en sus esculturas por sus formas y elementos, el papel del hombre como agente de cambio y posible devastador de algunas reservas naturales. Su experiencia con aquella naturaleza y cercanamente con los humedales de la ciudad de Bogotá, fueron parte de la inspiración de la exposición Expedición Chucua, términos relacionados con la antigua tradición Muisca de reverenciar los humedales de la Sabana.

Esta muestra realizada en el Museo Santa Clara de la ciudad de Bogotá, lugar esplendoroso con historia desbordando en sus paredes y miles de detalles que hablan de un estado religioso que, a partir de 1983, se tornó en un museo en donde se incluyen exposiciones itinerantes. Cárdenas logra adaptar su obra entre las dimensiones barrocas de este espacio, permitiendo así un constante cambio en sus esculturas que se transfiguran con el tiempo. La exposición consta de tres piezas fundamentales: El Nido, obra conformada con palos de color blanco que se entretejen y que para el artista se convierte en una figura atrayente de la naturaleza; La Nube, estructura que cuelga del techo, así mismo como su conformación de gota a gota, el artista propone una estructura indeleble que representa a las zonas húmedas de la sabana colombiana; por último y no menos importante, El Humedal, una escultura de varas gigantes y que, según el artista se irá desmantelando a medida que transcurre la exposición como una representación de lo que ha ocurrido con los humedales de la ciudad.

Ricardo Cárdenas
Ricardo Cárdenas

Ricardo Cárdenas habló con nosotros sobre sus obras y su actual exposición:

¿Cómo inicia su afinación con las esculturas?
Desde muy pequeño me incliné por armar cosas, carpinterías, modelos de aviones. Al terminar Ingeniería Civil, tuve la oportunidad de trabajar un año y medio en una fábrica de efectos especiales en Los Ángeles, donde tuve una aproximación cotidiana a diferentes materiales y el trabajo nos exigía hacer esculturas, armar y ensamblar cosas. Luego al regresar a Colombia, me vinculé con la empresa Metalmecánica en donde el aluminio era protagonista, allí pude familiarizarme con este material y algunos otros procesos.

¿En qué se fija para realizar la obra con determinada dimensión?
En el espacio donde habitara la obra, en la relación escala humana-obra. La luz, sea natural o artificial juega un papel muy importante pues ayuda a que lo material tenga una u otra percepción. Las sombras son una extensión de la obra.

¿Para qué tipo de espacios suele realizar su obra?
Diferentes tipos de espacios. Para mí, los espacios públicos sin puertas son los más deseados. Al no tener puertas ni fronteras, el espectador está en igual condición que la obra habitando un espacio sin ser dueños, ni ajenos.

¿Cómo llega a tener esa afinidad y gran inspiración con la naturaleza?
Eso viene desde muy pequeño. Siempre me ha gustado la naturaleza y me dejo sorprender muy fácil por sus formas y elementos. Al estudiar ingeniería, me empezaron a llamar la atención las estructuras que en ella se encuentra, los nidos por ejemplo que son estructuras construidas con elementos de la naturaleza que me llaman muchísimo la atención pues estos elementos son muy inestables pero que por su forma producen estructuras muy estables.

Esta sensibilidad que tiene por la naturaleza ¿tiene que ver con algunas de las problemáticas que vemos en nuestro país, como la tala de árboles, la no preservación de reservas forestales y ambientales?
Ahora con la exposición Expedición Chuchua quiero que las personas y entidades se sensibilicen con los humedales y lo importantes que son ellos para las migraciones, pero también llamar la atención sobre las acciones del hombre sobre la naturaleza. El hombre considera que si va y siembra un árbol queda a paz y salvo con la naturaleza.

Ricardo Cárdenas
Ricardo Cárdenas

En Expedición Chucua se hace referencia a los humedales ¿Cómo logra relacionar su obra con el espacio del Museo Santa Clara?
Fue un proceso de un año para llegar a formalizar la exposición. Se estudió el espacio y su historia. Eventos que pasaron alrededor del convento en épocas antes de la independencia, como era el entorno y la naturaleza de la ciudad en ese entonces y la intensa actividad que ocurría con la Expedición Botánica. En las expediciones iba un grupo de naturalistas acompañados de dibujantes que tomaban notas y bocetos de cuanta cosa les interesaba. Mi proceso de creación se resume en “Mirar, pensar, dibujar, dibujar, dibujar… seleccionar y construir”. Hasta ahora he partido de imágenes de la naturaleza.
Fue así como salí por la ciudad a buscar elementos y espacios de la naturaleza y me encontré con los humedales. Recorrí los humedales de la ciudad, estudie sobre el efecto que tienen en la naturaleza y en las migraciones, me impacto la crítica situación en que se encuentran, lo importantes que son y el negativo efecto que tendría su desaparición. Además, para la cultura Muisca los humedales fueron muy importantes en el día a día y siguen siendo protagonistas en leyendas relacionadas con esta cultura.

¿Qué se tuvo en cuenta para escoger los espacios en el Museo Santa Clara para establecer cada una de sus esculturas?
Poco a poco y durante innumerables vistas, las ideas se fueron decantando y se hizo un plan de instalación. Sin embargo, a la hora de llegar allí con las obras y como las esculturas tienen personalidad propia y algunas veces piden ubicaciones diferentes a las planeadas, se hicieron ajustes respecto a lo planeado.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed