Los artefactos visuales de Nicanor Parra

Los artefactos visuales de Nicanor Parra deben comprenderse como una parte orgánica de su obra. Su potencia es tan fuerte como la alcanzada en sus antipoemas. Objetos que juegan con el lenguaje, con la iconografía religiosa y popular esconden –y a la vez manifiestan– un sentido doble que se transforma en un conjunto risible ante el observador.

Pareciera ser que Nicanor siempre se adelante un paso al lector de sus obras, tanto poéticas como visuales.

© Nicanor Parra.
© Nicanor Parra.

La simbología que caracteriza el trabajo de Parra se hace presente en sus artefactos. Admirador de Marcel Duchamp, el ganador del Premio Miguel de Cervantes en 2012 crea objetos que se posicionan como simulacros irónicos de lo poético. La clave es el desconcierto del observador, que de pronto exterioriza su incertidumbre a través de la carcajada.

Es de esta manera cómo se descontextualiza el sentido, a veces sacro, a veces solemne, en un nuevo paradigma discursivo. Parra logra prescindir del límite que fijan las palabras al conectar en ellas los sintagmas que las rodean, los contextos que las sitúan en el marco de la enunciación.

© Nicanor Parra.
© Nicanor Parra.

“Los trabajos prácticos de Parra se construyen como figura con un código cultural de fondo, que le sirve, no solo de realce, sino de definición. En una teoría gestáltica de la percepción resulta de capital importancia el definir los límites del objeto sobre un determinado fondo, porque sin la presencia de este fondo, el objeto no se puede percibir en todas sus dimensiones”, señala Cristina Diez, Carlos Durá, Amparo Rico y Sonia Mattalía, académicos de la Universidad de Valencia, en la presentación de la exposición Artefactos Visuales en la U. de Concepción en 2002.

Para poder apreciar en toda su magnitud a los artefactos surgidos de la mano creadora del antipoeta, es necesario que el observador defina la obra en relación con una cultura que, tácitamente, opera desde el anonimato. Parra critica la sociedad occidental con sus objetos, que muestran figuras políticas, de la iglesia y del consumismo imperialista norteamericano. Su simbología radica en la desmantelación de los códigos que estructuran la sociedad occidental.

Una relectura de la realidad, ese es el acto reivindicatorio que el artista logra a través de la unión entre lenguaje y visualidad; como si de pronto nos develara una relación que en un inicio aparecía como inconexa e inverosímil entre dos ideas o discursos. Este artilugio suele alcanzarse a través del uso ingenioso de títulos que dialogan con el resto de la obra. La idea es decir “lo máximo con lo mínimo”.

© Nicanor Parra.
© Nicanor Parra.
© Nicanor Parra.
© Nicanor Parra.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed