El hastío como respuesta al miedo

«Horror vacui» –miedo al vacío en latín–, es un término que se usa en Historia del Arte para referirse a un estilo visual que llena toda la composición con figuras, sin dejar espacios en blanco. Imágenes saturadas de información que llegan al hastío; de esta manera se podría explicar el concepto que se usó en diversas épocas para contar una historia a través de la visualidad.

La narración de una historia a través del hastío

La perspectiva lineal fue una de las mayores innovaciones que Filippo Brunelleschi y el renacimiento italiano entregaron al arte occidental. Esta técnica supuso un cambio paradigmático con la tradición estética anterior. La representación de la profundidad y del volumen llevó al desarrollo de una pintura que manifestaba las tres dimensiones como un simulacro idéntico a lo visto en la «realidad».

Pero una obra con perspectiva no es sinónimo de realismo. Hay que recordar que la pintura, como todo arte, es una ilusión y su valor muchas veces reside en la verosimilitud con la que nos habla; esto es, la idea de que el universo creado parezca creíble y coherente. Mal que mal, la composición pictórica está pensada para ser vista desde una distancia determinada, en un marco concreto, bajo condiciones de luz específicas. Aun así, la innovación de Brunelleschi no deja de ser impresionante.

En la tradición medieval no solo se daba importancia a la representación denotativa del sujeto. Las dimensiones alegóricas, tropológicas, y anagógicas cobraban una importancia protagónica en la imagen. El aspecto visual, metafórico y moral se unían para transmitir un mensaje claro y didáctico. La pintura fue uno de los principales medios con los que se enseñaba a las personas. Escenas bíblicas eran narradas desde lo visible.

Arte medieval
Arte medieval

Para explicar grandes acontecimientos, los artistas recurrían al estilo saturado, lleno de información presente en el «horror vacui». Generalmente, estas composiciones narraban episodios religiosos ligados al cristianismo. En ellas, el espacio era utilizado al máximo, la idea era contar lo más posible dentro del espacio designado.

En oriente también esta práctica artística fue algo común; los egipcios usaron un estilo que también aprovechó al máximo la superficie. El arte islámico, desde su estética alejada de la iconografía, es otra muestra de aquello.

arte islámico
arte islámico

Más tarde, el estilo fue cultivado por maestros como El Greco o Hieronymus Bosch. En la actualidad, Diego Rivera, en su mural plasmado en el Palacio Nacional de México, impresiona por contar en un espacio limitado toda la historia de una república. En todos estos ejemplos, la imagen se ve tan saturada que llega a provocar el hastío en el observador.

El Greco
El Greco
Diego Rivera
Diego Rivera
Hieronymus Bosch
Hieronymus Bosch

Quizás te pueda interesar:

La representación del deseo en el arte

Los giros en el arte

La transgresión artística del postporno

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed