79 obras de Picasso abandonadas hace más de 3 años

Están varadas. A orillas del mar esperando por su dueña. Son de Picasso y eso no les exime del abandono. Aún así están avaluadas en 300 millones de euros y están encerradas en los contenedores que en algún momento desembarcaron en el puerto franco de Ginebra.

Allí esperan desde 2012, intocables, casi olvidadas. Son de propiedad de la hijastra del artista, Catherine Hutin-Blay. Más de tres años y los retratos que fueros hechos para ser expuestos o al menos vistos por alguien están aguardando su momento de volver a ver la luz. Inmediatamente recuerdo el mito en la caverna de Platón. Obras que olvidaron su tiempo, quizá roídas o intactas, esperan encontrarse con una sociedad diferente a la que vieron por última vez hace tres años. Quizá con suerte o no, serán avaluadas distinto a como lo hubiesen hecho apenas llegaron. En estos tiempos y con el fluctuante movimiento del mercado del arte las 79 obras de Picasso están a la deriva esperando su suerte.

Casi en Suiza y en un centro de almacenaje continuarán ahí. La dueña heredó más que 79 obras por supuesto. Una vez fallecida su madre, la hijastra hereda más de 1000 obras del pintor, entre grabado, esculturas y pinturas.

El destino es Hutin-Blay y Hutin-Blay las envuelve en torno a un misterio errático. «Jacqueline con traje turco» es una de ellas, «Jacqueline con las piernas cruzadas» y varios más claro. Estos últimos dos avaluados en más de 30 millones de euros cada uno. El envío tiene sus papeles al día, nada se hizo de manera irregular, todo en norma, sin embargo nadie los ha reclamado. Algunos creen que para no vincularse directamente con una ambición monetaria, la coleccionista ha dejado sus obras ahí para dedicarse a destacar su nombre por sobre su herencia artística. Pero no está corroborado y por mientras, los Picassos esperan junto al mar.

 

discreción.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed