El arte también puede ser terrorífico: siete pinturas de miedo

Cuando de arte se trata no todo es colores, paisajes y retratos. De hecho, todo lo contrario, es donde el arista plasma en lo mas profundo de sus pensamientos y sentimientos todo lo que quiere expresar, y de alguna u otra forma nos tocará alguna fibra de forma positiva o negativa. Existen cientos de movimientos y estilos, y uno de estos son los de terror. Thrillers, música satánica, bailes que aluden a la magia negra, géneros literarios, cinematográficos o en historias, el fin es alcanzar la sensación de miedo que podría generar en el espectador o lector.

En Arte Al Límite te mostramos nuestra selección de obras que te pondrá los pelos de punta:

Judit decapitando a Holofernes (1613) Artemisia Gentileschi.
Judit decapitando a Holofernes (1613) Artemisia Gentileschi.

Judit decapitando a Holofernes: Es un óleo de la pintora italiana Artemisia Gentileschi, dónde según algunos historiadores, fue hecho a partir del odio y sufrimiento que a sus 17 años sintió cuando un amigo de su padre abusó de ella sexualmente. Este es un episodio del antiguo testamento que ha sido frecuentemente representado en la historia del arte. La heroína bíblica, junto a su doncella, se adentra en terreno enemigo y seduce para luego decapitar a Holofernes. El tratamiento de la luz y las expresiones son de los aspectos más destacados en la obra.

El Papa (1949) Francisco Bacon.
El Papa (1949) Francis Bacon.

El Papa: Es una interpretación del Papa Inocencio X, de Velázquez. Se decía que Francis Bacon disfrutaba pintar después de sus noches de distorsión, y con resaca intentar re organizar el mundo. Bacon admiraba la obra de Velázquez, y convirtió El Papa en el emblema de los horrores cometidos en nombre de la religión a lo largo de la historia. Por eso nos muestra un protagonista absolutamente expresivo, con un rostro huesudo, cadavérico, una imagen realmente fantasmagórica.

Saturno devorando a un hijo (1819-1823) Francisco de Goya
Saturno devorando a un hijo (1819-1823) Francisco de Goya.

Saturno devorando a un hijo: Este óleo de Goya, pertenece a las “pinturas negras”, donde Cronos se come a uno de sus hijos, ya que según la leyenda debía evitar que éstos lo destronaran .El artista en estas obras se muestra como un pintor revolucionario, que sustituye el dibujo con grandes manchas de pintura. Las forma monstruosa deja ver la visión más oscura del ser humano que quería representar.

Théodore Géricault
Théodore Géricault, 1818

Estudio de dos cabezas cortadas: Théodore Géricault es reconocido por su colección de pinturas de extremidades y cabezas degolladas. Este francés prefirió documentar escenas más crudas que las hechas por los neo clásicos de la época. De esta colección destaca por lo sanguinario de su composición: dos cabezas ensangrentadas, cada una sobre una sábana blanca, que además conservan aún el gesto moribundo.

La pesadilla (1781) Henry Fuseli.
La pesadilla (1781) Henry Fuseli.

La pesadilla: Hecha en 1781 por Henry Fuseli, es la obra del pintor suizo más famosa después de varios intentos de sobre la misma. En ella vemos una mujer dormida poseída por un demonio que se presenta en sueños de tipo erótico, apareciendo en segundo plano la cabeza de un caballo casi fantasmal que contempla la escena. Es una obra nocturna y teatral, que inspira la imaginería satánica del siglo XIX.

Silla Eléctrica (1964) Andy Warhol.
Silla Eléctrica (1964) Andy Warhol.

Silla eléctrica: Andy Warhol creó esta serie de serigrafías donde, el espantoso aparato aparece solo en medio de una sala vacía, a la espera de un desdichado visitante. En los años 60 pocas personas conocían una cámara de ejecución, por lo que el artista quiso retratar el gélido y tenebroso lugar donde la vida se apaga con una fuerte descarga eléctrica.

David con la Cabeza de Goliat (1607) Caravaggio
David con la Cabeza de Goliat (1607) Caravaggio

David con la cabeza de Goliat: Hecho por el maestro Caravaggio en 1607, fue uno de los temas preferidos, quien veía en él una metáfora de la inteligencia y la habilidad frente a la soberbia. El tema aquí tiene dejos autobiográficos, ya que el pintor fue expulsado de la sociedad romana, por haber sido encontrado culpable de un homicidio callejero.

Y a ti, ¿cuál te sorprendió más?

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed