Celine Reymond | “Me gustan los artistas que pueden mostrar su mundo, su universo”

La personalidad inquieta de Celine se evidencia en su trabajo con múltiples disciplinas, resultado de una búsqueda constante, que explora intereses y posibilidades creativas.

“Si escuchas mi música, están las artes visuales ahí dentro…”

Estudió teatro en la escuela La Mancha, viajó a Francia para perfeccionarse y fue mamá hace años. De niña escribía y dibujaba, y sin indagar demasiado, optó por la actuación porque le resultaba natural, o por la intuición de que sería una herramienta práctica. Cuando regresó a Chile comenzó a trabajar en televisión, motivada por la necesidad de independizarse. Con el crecimiento de su hija, fue teniendo más tiempo para conocer otros lenguajes y darse cuenta de su cercanía a la pintura o la música.

Kali Mutsa es su proyecto musical desde hace más de 5 años. En él desempeña un rol performático, que fusiona danza y caracterización con influencias gitanas, andinas y electrónicas. Realizó collages para la gráfica de sus carátulas, afiches y flyers; le acomodó el formato digital sobre todo por las múltiples posibilidades que ofrece Internet. Pronto, como proceso inverso al tradicional, empezó a trabajar en papel y hoy está siempre recortando, casi como terapia, llevando en la cartera lápices, libreta y tijeras.

©Celine Reymond
©Celine Reymond

Ha tomado talleres con amigas artistas, pero su mayor trabajo ha sido autodidacta, de prueba y error. En ese proceso ha llegado a una metodología propia. Confiesa sí, que prefiere las clases antes que los tutoriales, y que como es autoexigente y perfeccionista, le interesa seguir estudiando. Para trabajar tiene un ambiente en la casa, donde hay materiales, libros, revistas e instrumentos, y que espera trasladar a otro lugar para distinguirlo del espacio doméstico. Por ahora, se organiza en dar tiempo a todo, distribuir el día entre distintas actividades y focalizarse en cada una de ellas.

Como es usuaria de Instagram, Tumblr y Pinterest, utiliza las plataformas para exhibir sus obras, y seleccionar y compartir referencias de inspiración. Le anima trabajar con imágenes vintage, que evoquen cierta nostalgia y revivan otras épocas o cotidianeidades. Entre sus referentes visuales están las mujeres árabes, bailarinas del medio oriente o cantantes de Europa del Este. Dice identificarse con su género y sentirse atraída por cierta “magia que realizan las mujeres”.

Al hablar de artistas nacionales de interés, menciona a Margarita Dittborn -con quien posee una amistad “retroalimentadora”-, Pitzi Cárdenas, Nea Ducci, Mauricio Garrido y Bruna Truffa. Su primera muestra individual se realizó durante 2014 en galería Oops; en esa instancia, le fascinó producir en torno a un temática y tener un pie forzado para iniciar algo. Compara la experiencia con un juego de niños, donde siempre se empieza con un tema, con una idea que da comienzo a la historia, con un “juguemos a …”.

©Celine Reymond
©Celine Reymond

La visualidad siempre ha sido eje fundamental en su trabajo, le interesa crear material que acompañe sus producciones y ha realizado la dirección de arte de sus videoclips. Reconoce incluso, que el arte visual es el lenguaje que más le acomoda. A veces la música puede ponerla ansiosa, al querer concretar ideas a través de softwares y herramientas, que a su parecer, no domina a cabalidad. En lo visual, pareciera que el proceso es espontáneo.

De la actuación le gusta el quehacer en equipo, la práctica constante con sus compañeros y el trabajo con la memoria. Le motiva actuar en cine. Como cinéfila, rescata inspiración de películas, así como la estética japonesa o el género de terror fantástico. Pronto participará en una teleserie como protagonista, actividad intensa que debe compatibilizar con sus demás ocupaciones.

Ahora está realizando un documental junto a su primo, basado en el libro “El Río” de Alfredo Gómez Morel. Allí surgió la posibilidad de hacer y registrar un taller de expresión y radioteatro, con niños que habitan el río Mapocho. En collage sigue produciendo altares de mujeres, coloridos, con elementos saturados y estética algo tropical. En acuarela, desea pintar seres submarinos, especie de monstruos sobre papel negro, con alusión a la acuarela botánica.

©Celine Reymond
©Celine Reymond

No tiene expectativas con respecto a su actividad en artes visuales; le estimula seguir aprendiendo y ser más precisa -no tener que necesitar de un diseñador para realizar sus gráficas, por ejemplo-, seguir creando porque es algo que la mueve intensamente. En lo musical, está preparando un nuevo disco para marzo próximo.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed