Laura Vernaza | Exploraciones urbanas

Recorriendo las calles, entre edificios corporativos y casas antiguas, Laura Vernaza encontró su inspiración. La ciudad, el movimiento y la convivencia de los citadinos con su entorno, son factores que la artista busca poner en evidencia en sus obras. La fotografía es una herramienta y la arquitectura su modelo, y a través de aquella combinación Vernaza explora las posibilidades que le entregan la materialidad y las formas. En sus cuadros, la artista descompone y sintetiza, generando imágenes que inspiran y llaman al espectador a observar su espacio desde distintas perspectivas.

“Mis temas de trabajo o referentes tienen que ver con el paisaje, su arquitectura y las experiencias que se van formando en la medida que uno permanece como observador frente a los distintos sucesos que van conformando la ciudad”.

Laura Vernaza observa y analiza sigilosamente el entorno que la rodea, y a pesar de que la rapidez de la vida urbana ha convertido al paisaje en un elemento casi invisible ante los apresurados pasos de los citadinos, la artista se detiene y se maravilla con la ciudad. Para ella, la arquitectura constituye una enorme fuente de inspiración, ya que cada edificio esconde miles de rincones, formas y elementos inexplorados que vale la pena descubrir.

Laura Vernaza estudió Arte en la Universidad Católica y también Restauración y conservación, y a partir del manejo de ambas disciplinas y unas grandes ansias por explorar, la artista logró conjugar de forma intuitiva y asertiva sus procesos creativos en una fotografía artística dedicada a la urbe.

Por medio de su particular mirada, la artista plasma en sus obras interesantes puntos de vista, contrastes de colores y movimiento. Su curiosidad, creatividad y rigurosidad en el trabajo con la fotografía, le ha permitido adquirir una gran libertad a la hora de explorar la ciudad, donde lo principal es su perspectiva frente al objeto ya que cada detalle es tan relevante como el elemento en su totalidad.

A Laura Vernaza le interesa buscar y descubrir formas, elementos materiales que mutan y evolucionan de acuerdo a su relación con los habitantes y como esta transformación puede afectar al paisaje.

La artista afirma que las imágenes no pertenecen a un territorio específico, más bien busca sacar de contexto al elemento retratado, eliminar su emplazamiento, sus características arquitectónicas y todo aquello con lo que se le pueda identificar. Y por medio de esa imagen la artista maneja el concepto de identidad. Según comenta, mucha gente le pregunta si sus obras son montajes fotográficos, sin embargo, se trata de fotografías digitales, donde Laura trabaja la luz y la sombra de la imagen desde que presiona el obturador de su cámara.

La proveniencia de los edificios da igual. En su obra, cualquier ciudad del mundo puede servir para representar su mirada universal respecto a lo urbano y todas pueden convivir en una serie fotográfica sin ser individualizadas.

“Para mi trabajo creo que la evolución de la arquitectura me ha servido porque la utilizo de modelo. Los edificios corporativos, por ejemplo, son los que más fotografío por la información que me dan para generar esa descontextualización”, dice Vernaza.

Bajo esa intención, la artista busca mostrar una mirada particular a través de un doble ejercicio de anulación. En primer lugar, una imagen sin elementos particulares que caractericen al edificio y por otra parte, la transformación del elemento tridimensional propio de la arquitectura al plano bidimensional de la fotografía.

 Al consultarle a la artista sobre su visión, como ciudadana y transeúnte sobre la evolución arquitectónica de Santiago, la artista reflexiona:

“Me parece que deberían tener más cuidado en cuanto a la elección de qué demoler y qué no. También el cuidado que le dan a la conservación. Creo que no hay problema con que viva lo antiguo y lo nuevo en un mismo lugar, pero hay que hacerlo de una forma delicada para que estos dos tiempos se complementen”.

Si bien no ha dado detalles de proyectos puramente fotográficos, la artista menciona que está desarrollando una actividad artística llamada CANVAS, junto al artista visual Javier Otero. La iniciativa consiste en generar experiencias artísticas creativas en diversas instancias cotidianas como en bares y restaurantes, grupos de empresas y personas de la tercera edad, donde se realizan clases de pintura y ejercicios artísticos.

Una artista que a través de sus reflexiones y exploraciones invita a descubrir la ciudad, un paisaje que muchas veces pasa inadvertido por sus propios habitantes.

 

 

Prensa
prensa