SILKE: NO VIVIR ES OLVIDARNOS DE LO QUE VINIMOS A HACER

LA PASIÓN DE ENSEÑAR CON LA FUERZA DE LA SEDA

Tras recibir el premio APA a la trayectoria, previo a la VII Bienal DE Arte Textil Contemporáneo en  Montevideo, la artista austríaca residente en Argentina sigue dictando talleres de creatividad y de la simbología, desde el recurso sincero y poderoso de la vivencia personal.

Silke no dudó en dejar de lado  su trabajo altamente reconocido y remunerado en el área textil, para incorporar espíritu y servicio al entretejido de trama y urdimbre. El éxito profesional, superado por el proceso de individuación y la experiencia consiente de estar plenamente viva a través del uso de sus talentos, es el corpus de su enseñanza desde hace tres décadas.

Los cuatro elementos”, “Las tablas de Enoch”, “Amandaro”, “Los Arcanos en seda”…  antes de ser  portentosas creaciones. Exquisitas en detalle, técnicas, alquimia de color y emoción, llevadas a la tela, la pintura, la escenografía, el teatro, los sonidos, las  proyecciones, la danza y el papel, han sido obra en construcción elaboradas en el crisol de su cuerpo.

Has emigrado de pequeña a Argentina escapando de la guerra. ¿En qué medida vinculas una situación crítica con el ser creativo como respuesta?

Huimos a Alemania del Norte para venir a Argentina. Mi madre puso un taller de confección. Solo había mujeres y niños. No teníamos juguetes y comencé a jugar con telitas.

La clave es conectar con la creatividad innata que tienen los niños, no abrumarse de sucesos, permitirse el ocio creativo hacia un mañana mejor.

¿Cómo surge lo creativo en tí?

Desde niña armaba mundos de imágenes y fantasía entre colores y formas. Mis cuadernos escolares estaban dibujados, gracias a que me lo dejaban hacer.

Al llegar a Argentina con seis años, mi madre trabajaba en confección y nos crió una profesora de artes egresada de Múnich, se mudó a cuadras de casa y acorde crecí, pasaba luego del colegio y hacíamos  actividades que fomentaron mi creatividad y el coraje de enfrentar cualquier material.

Más tarde encontré mis propias técnicas, clásicas y otras que fui agregando. Si una idea no responde a materias comunes, hay que buscar lo que la imagen pide.

¿Qué te brindo formarte en Viena?

Abrió un mundo dormido que me pertenecía,  de cultura en la vida diaria. En Argentina, era la única en mi grado que asistía asiduamente a eventos culturales. En Viena era de todos los días ir al teatro, a un Museo o un concierto, genial para mí sed.

Nada es azaroso en tu obra, ¿que ordenó “Los cuatro elementos” como fuego, aire, tierra y agua en 1989?

Cuando en  Argentina ni se avizoraba hablar de terapia de vidas, tuve una experiencia potente, una regresión que me hizo pasar por los cuatro elementos. Me sentí toda llama,  cenizas que iban hacia afuera, luego fui toda aire, inmensa, rodeaba la tierra y así… No tuve que imaginar,  lo tomé de mis vivencias.

 

¿Que dificulta el contacto con la creatividad?

El auto juicio mal usado, temer  equivocarnos, desconocer y no reconocer nuestros recursos.

Al crear “Los arcanos en seda” comenzaste por la fuerza creativa contenida en el Nª 15, “El diablo” ¿Cuál llevó más trabajo?

Veía las imágenes en estado meditativo y aun sin comprenderlas, no podía cambiarlas, ellas querían ser así. El arcano 21 tenía capas y capas de telas volátiles superpuestas, abajo y arriba de igual color, ¿Por qué pedía tanto trabajo? Haciéndola comprendí, que así como el arcano 2 es el movimiento, lo que está por descubrirse, en el arcano 21  ha sido develado: como es arriba es abajo y viceversa.

A 7 años de publicar “Testigos o protagonistas”, 351 páginas y un CD con 18 ejercicios en coautoría con Alejandra Benítez, ¿Qué cambios observas?

Poner en papel lo que hago  clarificó lo que sabía y enseñaba desde hace 30 años. Cuando decían que creativo se nace, yo afirmaba que se podía ejercitar. Hoy, una miríada de aperturas creativas se expanden en el mundo, ese cambio  merece ser aplaudido.

¿Qué aúna tu experiencia y la de quienes, viniendo de otras profesiones, se ejercitan con los contenidos de tu libro o tus talleres?

Básicamente el ser humanos. Cada uno nace con potenciales a descubrir. Esa es la chance de los que vienen a mí, poder ver y sentir lo que vienen a hacer y elegir lo más cómodo para si mismos.

¿Cómo se conectaron esos senderos en ti?

Me movilizaron profundamente y  abrieron a un mundo conectado a lo arcaico ancestral,  a lo que tienen en común esas culturas. Accedí a chispas de saberes que tuve que buscar en libros para reconocerlos, y al leerlos sentía interconexión, y estar en presencia de una verdad.

¿Cuán destructivo es desoír nuestros anhelos?

Tanto como olvidarnos de vivir. No vivir es olvidar lo que hemos venido a hacer .Hay  gente mayor que dice: ¡Me equivoqué! Nuestras potencias son para que las vivamos. Transitar el camino del héroe al inicio es como un rostro sin forma hasta que se hace visible. Volverse mayor, madurar, ayuda. Es importante prestar atención. En mi caso, me preguntaba porque insistía con la enseñanza, y es que ese es uno de mis anhelos, parte de mi camino.

¿Por qué una vez reconocido un talento se procrastina?

No creo en eso. Siempre es ahora. Aunque sea un mínimo lo que se sienta en el corazón, hay que aceptarlo, dejar que crezca.

¿Un recuerdo de Buenos Aires 3 arte textil?

Además de viajar por Europa y exponer con colegas, fue un compartir fértil de distintas situaciones artísticas, pintura, música, Opera y descubrir que la esencia de esos motores es una.

¿Qué opinas del acceso a la imaginación en el consumo de drogas?

El consumo podrá traer distintas percepciones pero puedo decir que se accede a nuevos mundos en un camino más sano, independiente y cuidado, activando la creatividad, con ejercicios. No sé si es mejor el resultado, pero no deja nada que desear.

Hace días has dictado otro Seminario anual de creatividad en Fundación Columbia, trabajando con grupos grandes, ¿Encuentras emergentes similares, de masa?

Los grupos se buscan, son aliados para avanzar en temas a trabajar.

¿Una herramienta en tiempos adversos?

La intuición, sobrepasa límites y es poco tenida en cuenta.

¿Qué es trascender para ti?

Ser íntegros, iguales por fuera y por dentro.

¿Cómo vincular dinero y talento tras una década donde lo frecuente fue oír “no tengo trabajo”?

Inventando nuevos trabajos. Cuando tenía 13 años, quería hacer equitación, necesitaba dinero y con una amiga hicimos títeres para animar fiestas infantiles. Creamos por necesidad lo que ahora es una profesión. Hoy aparecen necesidades a diario. Hay que observar y actuar.Elegir un camino desde la cabeza, el físico y el corazón. Solo así se puede crecer.

¿Algo a enfatizar en la educación?

Dar espacio al hemisferio derecho al calificar, integrar la lateralidad hacia la plenitud del ser humano. Enseñar desde la pasión. Lo que se aprende desde la pasión, no se olvida. Por fortuna hasta los colegios rígidos están incorporando cambios.

¿Tienes frustraciones? Materialice todos mis anhelos. Esto aumenta la felicidad. No desespero ni necesito demostrar nada. Tengo la tranquilidad de dar pasos desde adentro, con serena pasión.

¿Qué proyectos siguen a los talleres de creatividad de abril y mayo?

Aumentar el camino creativo de mis nietos, la VII Bienal Textil de Octubre en Montevideo y la nueva Serie en la que trabajo, relacionada a la emoción vinculada a como siento los colores.

Déjanos un disparador para despertar el ser creativo.

No indigestarnos de información. Percibir en lo interno, poco, puro y  ser rumiantes de ello.

http://www.silke.com.ar/

Alicia Elizabeth Dalterio
Alicia Elizabeth Dalterio