Miserere | Trozos mediáticos de la violencia

El artista colombiano Andrés Orjuela expone en el Espacio El Dorado vestigios de historias azotadas por un sinfín de actos violentos en México y en Colombia.

Son los medios masivos los encargados de documentar aquellos actos que marcan con sangre un territorio y en ocasiones, unos más que otros, reflejan la crueldad de una manera amarillista, convirtiendo un acto triste y desconsolador en una acción cotidiana. Partiendo de aquella premisa, Andrés Orjuela reflexiona sobre el manejo de la información y más específicamente, de las imágenes y gráficos de los medios masivos de México y Colombia, para mostrar hechos violentos de estos países en su más reciente exposición Miserere: Vestigios de una historia.

“El título de la exposición es inspirado por el Salmo 51. En realidad, es un Salmo donde hace esa contradicción en donde el creyente hace un acto de humildad y declara que es culpable y que, además, declara que las culpas que demanda son terribles, entonces le pide a Dios que lo perdone, pero solo hasta que tenga el perdón, él podrá ofrecerle como recompensa un holocausto, es decir, un sacrificio de sangre”, comenta el curador de la muestra, el mexicano Irving Domínguez. Esta culpa se ve reflejada en aquellos actos impunes que visualmente se proyectan en los periódicos y revistas de Colombia y México, que en la exposición se ven identificados en varias secciones de la misma.

En el tercer piso del Espacio El Dorado, las esculturas vislumbran rastros que deja la guerra. Suspendidas sobre hilos gruesos, pequeñas partículas provenientes de la revista Alarma!, de México, conforman cuatro cabezas que narran la masacre ocurrida en Yucatán, la primera registrada por el artista a su llegada a México en el año 2008.

“Establecerme en México fue la base para desarrollar mi trabajo artístico. Un análisis a la difusión mediática en la violencia en donde es más fuerte que en Colombia”, comenta Andrés Orjuela.

Este artista colombiano, después de haber terminado su carrera en la Universidad Nacional de Colombia, viajó en 2008 a México para realizar una maestría sobre arte y grabado, siendo este país el que le dio las herramientas para desarrollar un concepto artístico. De esta manera, al estar inmerso en la recolección de información sobre la violencia en México, se encuentra con la Revista Alarma!, ejemplar que sin decoro en sus imágenes difunde la crueldad, la sangre, cuerpos muertos y dañados.

“Cada piso tiene un ciclo de trabajos, un proyecto en los que están coordinados a partir de esta reflexión sobre las representaciones de la violencia y los medios masivos de comunicación, particularmente la gráfica industrial (…). Acá hay dos caras del proceso artístico de Andrés: la primera tiene que ver con esta reflexión muy seria sobre la representación de la violencia, llegar a actos criminales o a masacres en la historia contemporánea en Colombia. La otra cara tiene que ver con ese tratamiento mucho más lúdico con esa fuente que es la revista Alarma!”, comenta el curador mexicano.

andrés orjuela
Muestrario

Además de un gran interés por el contenido de la revista, Orjuela se interesa por la producción gráfica de esta publicación y es de esta manera que logra crear Muestrario, con 1011 muestras como si fueran de laboratorio, en donde cada una de ellas contienen una partícula que conforma cada una de esas imágenes que aparecen en la revista.

En el mismo piso, reposan esculturas gigantes compuestas por trozos de noticias colombianas tituladas Ánimas, estos grandes hombres contienen información e imágenes de tres actos de infamia ocurridos en Colombia; la primera corresponde al ataque en Marquetalia en 1964, cuando en Colombia se produjo la creación de las FARC, la guerrilla más grande del país; la segunda escultura hace alusión a la masacre a Bojayá ocurrida en el año 2002; y la tercera escultura es creada con el contenido encontrado sobre la masacre de Mapiripán en 2001, causada por un grupo paramilitar.

En el segundo piso, una serie de pinturas que reflejan diferentes artículos con sus respectivas imágenes extraídos de la revista Alarma! de los años setenta. La muerte de Elvis Presley y de Marilyn Monroe, narcotraficantes y delitos menores, Andrés Orjuela los representa en Recortes de prensa:

“Cuando yo obtuve la primera Alarma!, yo tomé la revista como si fuera una revista pornográfica; me daba miedo abrirla en el metro de Ciudad de México, pero me di cuenta que realmente las demás personas estaban haciendo lo mismo, viendo el gráfico de la portada, un muerto o una mujer desnuda”, dice el artista.

En el primer piso, con una sombra oscura, la etapa de duelo y muerte se asoma en las piezas que conforman esta parte de la exposición. En un primer momento, un video grabado de hace diez años que muestra las imágenes del Cementerio del Sur ubicado en la ciudad de Bogotá. Se decía que algunas víctimas de la toma del Palacio de Justicia en esta ciudad, terminaron enterrados en esta gran fosa que actualmente se convirtió en un gran parque para niños.

Seguido al video, grandes fotografías de flores muertas; procedimiento que el artista realizó sin utilizar una cámara fotográfica. Con un gran escáner de alta resolución y volviendo a la idea de un cuarto oscuro, preparó las flores basándose en un proceso japonés llamado Hanasumi. “Yo estaba comprando muchas flores para mi casa, pero me di cuenta que lo que estaba comprando eran seres vivos que agonizaban en los floreros y que terminaba botando. Es una relación un poco fuerte pero que es real; la flor es un ser vivo que la vemos agonizando en un florero. Esto entró en una serie que se llamaba Eden, que consistía en registrar ese encuentro entre lo vivo y lo marchito de la flor con una serie fotográfica que antecede a esta serie que se encuentra aquí”, explica Andrés Orjuela.

La serie que se dispone en el Espacio el Dorado fue realizada con las flores encontradas en este antiguo Cementerio del Sur, recolectadas los días lunes que como acto ceremonial, las personas que lo visitan continúan dejando flores y agua en este antiguo camposanto.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed