Un vistazo a “Los amantes II” de René Magritte

Los amantes II, se llama el famoso óleo que René Magritte pintó en 1928. En él se puede ver una pareja de individuos abrazados que se besa. Dos velos blancos cubren cada una de sus caras, evitando el contacto físico entre ellos.

El lugar en donde se desarrolla la acción remite a una habitación con fondo opaco, murallas rojas y cielo blanco. El rojo suele asociarse a sentimientos intensos, como la ira, el deseo y la pasión; el azul llama a la calma y a la vida encerrada en el agua; el negro simboliza la muerte. Las tonalidades pasan de la claridad a lo obscuro en un juego de luz que da profundidad a la composición.

El escenario de la habitación pasa a un segundo plano ante los misteriosos amantes, quienes se llevan la atención del observador. Todos los elementos de esta obra se caracterizan por el poder sugestivo que poseen; pero si hubiera que resaltar un objeto en particular, es el paño que prohíbe el contacto físico la pareja.

“Mi pintura es de imágenes visibles que encubren nada;(…) ellas evocan misterio y, en efecto, cuando uno ve mis pinturas, se pregunta esta simple interrogante, ‘¿Qué significa?’ No significa nada, ya que el misterio no significa nada también, es incognoscible.” – René Magritte

Es la unión de todos las partes lo que entrega el peso conmovedor a esta pintura.

El hombre, vestido de manera formal con un traje negro y una camisa blanca, se abalanza sobre la mujer. De ella solo podemos imaginar su perfil, el que se asoma a través de la silueta que sugiere el paño blanco que encubre su rostro.

El velo también puede simbolizar el misterio impenetrable que constituye a la persona amada.

La frustración de los deseos es uno de los temas principales tratados en la pintura de Magritte. El paño de género evita la consumación de la intimidad entre los amantes. Así, el beso, un acto que debiese estar lleno de pasión, se transforma en un hecho marcado por una impotencia frustrante.

Quizás te puede interesar:

Un vistazo a “La Danza” de Henri Matisse

Un vistazo a “El caminante sobre el mar de nubes” de C.D. Friedrich

Prensa
prensa