Brasil | Fotografía | Maritza Caneca

Capturando atmósferas

Retratar los instantes coloridos y habituales que caracterizan una cultura sobresalen en el trabajo fotográfico de la brasileña Maritza Caneca, sus matices que combinan la maravilla de atrapar los instantes en movimiento para el cine y la colección de imágenes quietas de los lugares que la han deslumbrado, representan los mayores desafíos para esta directora fotográfica.

Mirar sus fotografías es como tocar con los ojos las texturas plasmadas, visitar las ciudades a simple vista y conocer a las personas que transitan por sus imágenes. Al igual que en su trabajo fotográfico en el cine, la televisión y la música, su manera de revelar lo que observa, pasa de capturar los momentos adecuados a evidenciar la belleza del paisaje.

Maritza Caneca comienza su carrera en 1986 como asistente de fotografía de varios proyectos audiovisuales en Brasil, país de donde es procedente. La primera cinta en la que participó fue Cinema Falado del director y compositor musical Caetano Veloso, posteriormente hizo parte de varios filmes como El increíble Hulk, Zuzu Angel, Brasil Animado 3D,entre otros. Entre sus grandes proyectos figura como directora de fotografía en la realización de documentales y videos musicales entre los que se destaca su participación en el videoclip Walk on de la banda irlandesa U2 que fue grabado en Brasil.

Esta gran pasión la llevó a que, durante su rol como directora de fotografía, conservara esos instantes en imágenes que ahora pertenecen a varias series que constituyen el placer de capturar las atmósferas de diversos sitios en el mundo; los colores y los diferentes objetos representativos de cada cultura le dan un significado mayor. Dentro de su trabajo, se destacan cuatro series fotográficas las cuales hablan del espacio mismo entre las que están: Cuba, Piscinas Vazias, Fachadas y Avenida Brasil.

La Habana y Jerusalén

En la serie fotográfica Havana, capturó una representación personal de Cuba y en esta ocasión de su capital. Esta colección de fotografías determina los estilos de vida de la población que en este espacio habita. “Gasté cinco días allí en septiembre de 2014 y el lugar es todavía el mismo que hace cincuenta años, tiene demasiados espacios ricos en arquitectura”, dice Maritza Caneca.

Jerusalén fue otro de los lugares captados por la artista durante su visita en el año 2013, su preferencia por la cultura se ve instantáneamente cuando plantea la religiosidad muy arraigada a los pobladores de esta tierra. Los templos y los rezos se evidencian al instante, mientras que no deja de lado su pasión por retratar las fachadas del lugar, es así que aparecen representaciones pictóricas en las paredes, ropaje colgando de sus tendederos, desiertos con arena blanca que son perceptibles a la vista, y muchas texturas entre las que destaca la piedra.

Así, poder captar los detalles, parece ser algo recurrente en la obra de Caneca, pues también se puede ver en la serie de fotografías donde hace homenaje a la bicicleta, al igual que el agua que se convierte en un elemento que con azul intenso logra captar la admiración. En el exterior, en donde aprovecha tomas sobre el aire, fija en imágenes los pequeños destellos de color de las personas, los que se pierden en la suave arena que toca el mar.

En sus palabras…

Con respecto a la Habana y a Jerusalén, ¿Por qué tomar fotos en estos lugares?

Fui a la Habana en septiembre de 2014 y me di cuenta que habían cosas que deberían haber cambiado en ese país. Decidí tomar fotos allí porque deseaba capturar ese momento antes de los cambios que se ocasionarían. En cuanto a Jerusalén mi fascinación se dio por encontrar, en el mismo lugar, tres religiones diferentes: judíos, cristianos e islámicos. La fe y el respeto en estas religiones son muy fuertes.

¿Qué te gusta fotografiar preferentemente?

La atmósfera de los lugares, la geometría, el vacío y el silencio.

 

¿Es importante fotografiar a la gente en sus imágenes?

En mi trabajo realmente me gusta fotografiar los espacios, las líneas, las simetrías. Me gusta hacer que la gente piense sobre qué tipo de persona vive ahí. Sin embargo tanto en la Habana como en Jerusalén sentí la necesidad de mostrar a las personas que viven en esas ciudades y sus historias. Cuando no estoy con la cámara y camino en las calles estoy tomando fotos con mis ojos. Me gusta que mis fotos llamen la atención de alguna manera, mostrando sentimientos. Esto hace que el espectador se emocione y que lo que siento en el momento se capture en la imagen.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed