Perú | Fotografía | Hugo Vásquez

Elije tu propia aventura

Cada vez que Hugo Vásquez deja Lima y regresa al interior de la provincia para visitar a su familia, lo entusiasma la idea de reencontrarse una y otra vez con las colecciones de álbumes de fotos que, durante años, su mamá ha seleccionado. Fue ella y su pasión por la fotografía quienes lo iniciaron en el mundo de las cámaras fotográficas.

Queda mucho por descubrir en cada visita a su ciudad natal, a su hogar, a aquél lugar donde nació y creció. Imaginar historias y parentescos, inventar estados de ánimo y romances. La mirada logra desprenderse de algunos de los parámetros sociales que guían la interpretación y pareciera que todo es posible frente a retratos de extraños o fotografías de otras épocas.

En la mayor parte del trabajo de Vásquez, se vislumbra un afán por interrogar al espectador acerca de lo que ve en detrimento de concebir su obra como objeto de develamiento de una realidad. Desde su primera serie de fotografías, Sociedad, el artista interpone entre su ojo y el objeto un filtro que desdibuja a la vez que abre el sentido. “Sociedad surgió como parte de una rutina de trabajo, más concebido como un ejercicio de experimentación que como un corpus de obra para exponer. Desde que llegué a Lima, y durante aproximadamente tres años, fotografié día tras día a las personas que iban a mirar el mar al malecón de Miraflores”, explica el artista.

“Comencé a registrar a estos sujetos anónimos a través de una estructura de plástico que iba siendo intervenida no solo por la gente, sino el por paso del tiempo. Lima es una ciudad gris, que suele resultar muy hostil al principio. La fotografía como aliada, me ayudo a reencontrarme en ese lugar y descubrirme”, comenta Vásquez sobre esta noción de filtro, la cual es un recurso muy importante para su trabajo. “Al principio lo utilizaba como si fuera mi propia mirada, con el tiempo la noción de filtro mutó a la par que también cambiaba mi forma de mirar. Hoy, a pesar de no usar un filtro, siempre dispongo algo delante del lente que me separa de mi objetivo. Lo invariable, en mi obra fotográfica, es una mirada difusa en general”, comenta.

 

El retrato

Desde sus orígenes, que se remontan al siglo V a.c., el retrato ha servido para cumplir diferentes objetivos como ocurrió más diez siglos después, al ser la herramienta que inmortalizaba la imagen burguesa para resaltar sobre las clases sociales superiores como la aristocracia. Sus múltiples historias, formas y funciones lo han consolidado indiscutiblemente como un género dentro de las artes visuales y, como tal, presupone un determinado horizonte de expectativas, un consenso entre el artista y el espectador.

La fotografía de Vásquez disloca y pone en tensión la noción de género hasta prácticamente llegar a desarticularlo. Sus retratos no imitan, no documentan, no buscan develar. Lejos de ello, la persona en tanto objeto de su interés es meramente una excusa, que permite al espectador desandar los efectos de los filtros. Filtros impuestos, adquiridos o meramente dispuestos allí por el artista. “La figura humana aparece y desaparece de mi producciónón, al principio ocupaba un lugar muy importante dado que abordaba el problema de la identidad cuando para mí era un motivos de conflicto. Hoy sigo pensando que el sujeto es central, pero me interesa desde otro punto de vista. Busco una interacción con él a través del motor de sus acciones”, puntualiza el artista.

“Más allá de eso, hay algo que se mantiene invariable en mi trabajo, una búsqueda constante ligada a la contemplación o quizás a un estado de incertidumbre. La oscuridad y lo acromático se hacen presentes inconscientemente. Y el color, por uno u otro motivo, siempre se aleja de mis series”, señala Vásquez. El paso del tiempo entendido como el mejor filtro para juzgar y juzgarnos. Aquel que borronea los contornos y neutraliza los colores. Y, a la vez, el que paradójicamente permite apaciguar los sentimientos, correr el velo de los prejuicios. Definitivamente, frente a las fotografías de Vásquez, el espectador puede elegir su propia aventura.

Proyecto Niebla

La niebla es la suspensión de microscópicas gotas de agua en el aire que reducen sensiblemente la visibilidad. No es de extrañar que, en su nuevo proyecto, el artista se haya valido de este fenómeno atmosférico para seguir profundizando en sus búsquedas y a la vez abriendo nuevos caminos de exploración. “Con esta serie trabajo el momento en que la niebla irrumpe y no te permite ver más allá. Es parte del entorno, vano es ir en contra de la naturaleza, lo mejor opción es sentarse y esperar lo inevitable. Es difícil saber qué está sucediendo alrededor, que pasó antes y qué sucederá después. Hace casi tres años que desarrollo mi obra en lugares en donde me envuelve la niebla, e invadido comienzo a trabajar de acuerdo a cómo me siento. Así registro el acontecimiento y experimento ejercicios. Empleo el video, tomo apuntes, y creo objetos e instalaciones en un espacio específico. Mi obra excede lo fotográfico –explica el fotógrafo, y continúa–. Más allá de algunos elementos estilísticos comunes en mis producciones, la experimentación y desarrollo disruptivo se da, más que nada, en la exploración de nuevos medios. Y aunque la fotografía es la base, siento que mi obra, cada vez más, me exige nuevos lenguajes”.

La serie Niebla, está en proceso hace algún tiempo y ha sido sumamente difícil de terminar, según confieza Hugo Vásquez: “A veces tengo la necesidad de aislarme o siento mucha incertidumbre. Son estados que me dan mucha ansiedad y eso me genera muchas más ganas de crear. Es muy gratificante cuando tu trabajo tiene la necesidad de explotar, de reventar como una ola”, y son estas emociones las que han hecho de esta producción una serie con muchas imágenes, una serie que está pronta a presentarse, pero que aún no encuentra el término correcto.

Entre filtros, rostros y viajes, Hugo Vásquez retoma el antiguo trabajo del retrato para mostrarnos al ser humano, mediado, abrumado, liviano. Una interpretación libre al espectador, pero que requiere de tiempo, de ganas, y un firme control sobre las múltiples sensaciones que lo llevan a crear.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed