Luz artística en la fotografía de Jorge Ortiz

Hacer un recorrido por la visión de uno de los maestros en fotografía conceptual, de Colombia, es como encontrarse con la belleza de la naturaleza, fusionados con la experimentación en materiales y técnicas que recrean una nueva perspectiva de lo que usualmente se observa.

La composición fotográfica se presenta en algo más allá de los elementos que lo conforman, la observación del artista cuenta como punto de partida para poder reflejar, en un revelado, una creación que da gozo a la visión siendo la luz la forma de descubrir dicha imagen. Sin embargo, al hacer una aproximación a la fotografía análoga, se encuentran varios químicos generando que la imagen tome cierta tonalidad y se figure dentro de la realidad, haciendo que este proceso sea algo más que un laboratorio químico que se concentre en crear nuevas figuras e imágenes que son parte del paisaje, pero que se reconstruyen dentro del papel fotográfico.

Jorge Ortiz se aventura en la idea de transformar esta realidad tomada por una cámara fotográfica análoga apropiándose de la luz como su principal elemento; y como si fuera la pieza crucial de un rompecabezas, el artista utiliza los rayos del sol para darle tonalidad a sus obras. El blanco y negro que usualmente ocupa en su trabajo se revela lentamente y, dependiendo del tiempo, la luz carcome la imagen recreando nuevos paisajes que se pierden en los tonos ocres y tierra que aparecen a través de elementos de color que el artista adhiere a sus obras, para darle a la abstracción un lugar en estas pinturas con tintes fotográficos. Podría decirse entonces que sus obras son una experimentación entre lo conceptual y lo abstracto que renacen bajo la insignia del arte fotográfico.

Girasoles
Girasoles

Retrospectiva de la visión

Retrospectiva de la visión es la más reciente exposición del artista antioqueño Jorge Ortiz, en el Espacio El Dorado de Bogotá, aquí se recogen los trabajos más sobresalientes del artista y sus increíbles series, en las que se destaca un mirada hacia la experimentación con materiales y elementos de la química fotográfica redibujan los paisajes antioqueños, elementos que enriquecen la visión de este artista que logra transformar el horizonte a través de la luz y sobreponiendo algunos elementos dentro del proceso de revelado de cada una de sus obras.

Dentro de la exposición se resaltan las series Boquerón y Cables, las que fueron realizadas en la década de los setenta, momento crucial para la fotografía colombiana en el que se le dio espacio al género. Las problemáticas internas en Colombia en ese entonces daba pie para que sobresalieran géneros fotográficos como el foto-reportaje, evidenciando momentos de guerra, inconformismos y rostros de la realidad que serían llevadas a exposiciones en galerías y museos reconociendo así la fotografía como arte.

Según el colombiano Santiago Rueda, curador, crítico e investigador de arte, la fotografía de los setenta expresaba situaciones más humanas, los campesinos y las tierras colombianas eran exploradas por el lente de la cámara, situando así el género de la reportería como el predilecto y destacando trabajos de artistas como el de Nereo López (1920-2015), quien capturó la cultura colombiana en diferentes zonas del país, este fotoperiodista contó historias a blanco y negro en el siglo XX, un exponente que abrió la brecha de internacional en la fotografía colombiana.

Medellín
Medellín

De este modo, el desarrollo de la fotografía en los setenta sorprende con la versatilidad de poner una imagen como la poseedora de experimentaciones de cada uno de los artistas. Además de la reportería fotográfica, la fotografía conceptual y experimental logró evidenciar la semejanza a un arte tal vez abstracto, realizado con una cámara fotográfica y artistas como Jorge Ortiz que dejan en claro la invención de un proceso que va más allá de capturar un momento en el paisaje colombiano. “El foto conceptualismo tiene que ver con la desmaterialización del objeto y con una serie de reflexiones sobre la pregunta ‘¿Qué es arte?’”, dice Rueda en su ensayo Autorretrato disfrazado de artista. Arte conceptual y fotografía en Colombia.
Es así que Ortiz sorprendía en aquella época y hasta ahora con su trabajo tan particular, en sus series creadas en los setenta se le arremete la creación a partir del blanco y negro, en ellas los boquerones de Antioquia fueron su inspiración para transformar el paisaje que divisaba con los químicos fotográficos que, expuestos a la luz, le dan ciertas tonalidades y visiones que el artista experimenta. En una de ellas toma el horizonte como inspiración para realizar 24 imágenes tomadas cada cinco minutos, en ellas se ven las nubes separadas por una línea delgada de luz que dibuja al cielo y el muro del boquerón, imágenes oscuras en las que al usar un filtro amarillo van revelando las formas de las nubes que, para el artista, se convierten en elementos figurativos.

En los años noventa el artista se atreve a darles ciertas tonalidades a los boquerones, esta vez experimentando al máximo con la luz y objetos de color que puestos sobre la obra dejan la huella de sus tonalidades. Bosques y jardines parecen obras pintadas al óleo que reflejan el lado abstracto de Ortiz, sin embargo su realización toma cierta meticulosidad, lo convierte a la luz como protagonista a través de los rayos ultravioleta. Dentro de esta serie destaca también, Del jardín, obra puesta en el suelo que al llegar al espacio se presentaba completamente negra y que al tocar los rayos del sol fue transformándose en una obra que contiene relieves en blanco que se ven como pequeños hilos que dejan la utilización de reactivos fotográficos.

La fotografía, entonces, pierde su concepto de retratar para darle valor al proceso de revelado, haciendo así que sus obras se parezcan a cuadros pintados con ideas de abstracción. Según el crítico de Medellín, Alberto Sierra, el artista Jorge Ortiz se caracteriza porque: “Su excesivo cuidado compositivo disloca la consideración de la fotografía en sí y remite apreciaciones equivocas del lenguaje: la utiliza como medio y no como fin primordial, como si Ortiz dibujara con la fotografía”, lo que hace ver su trabajo como retazos inspirados en aquellos paisajes colombianos que se salen de tono y de una dimensión que se forma a causa de los rayos del sol, convirtiendo su fotografía en arte experimental.

Comentarios

comentarios

No Comments Yet

Comments are closed