BLOG

Mónica Castillo, artista mexicana y jurado en concurso de Balmaceda Arte Joven 30/05/2013

Capitalismo chino, primer lugar categoría egresados
Capitalismo chino, primer lugar categoría egresados

“Fue importante elegir un proyecto que se pudiera ofrecer en México como algo en abundancia, que se pudiera relacionar con el lugar en forma específica”.
 
El Concurso Universitario Arte Joven, certamen organizado por el centro cultural Balmaceda Arte Joven en conjunto con la Universidad Mayor, es una valiosa instancia a nivel nacional que convoca tanto a artistas universitarios como egresados, promueve el arte joven, la producción de obras, y otorga residencias en distintos países de la región.

En esta, su tercera versión, el ganador en la categoría “egresados” fue Fernando Balmaceda Edwards, adjudicándose una residencia en “La Curtiduría” en Oaxaca, México. En la categoría “estudiantes”, la ganadora fue Meliza Rojas, premiada con una residencia en el CRAC Valparaíso. Sumado a lo anterior, los ganadores, junto a otros finalistas, expondrán durante el mes de diciembre de 2013 sus obras en el MAC de Quinta Normal, dándoles así un lugar para exponer su trabajo en un espacio afín al circuito artístico.

Para Mónica Castillo, destacada artista mexicana y una de las jurado de este certamen, la experiencia fue provechosa ya que “Balmaceda Arte Joven plantea una iniciativa interesante en el sentido que, generalmente, estos concursos apuntan a artistas de mayor trayectoria, pero en este caso el fin es apoyar a artistas en formación”, explica.

¿Qué aspectos de las propuestas que llegaron a concurso llamaron tu atención?
 
Lo que más me llamó la atención fueron las propuestas concretas hacia el contexto específico. Por ejemplo, había una que trabajaba la relación entre los terremotos en Chile y Oaxaca y la consideramos seriamente. Las otras propuestas que concursaban para la residencia eran menos específicas, pero eso es obvio dado que los artistas no tienen una relación directa con Oaxaca. Para mí fue importante elegir un proyecto que se pudiera ofrecer en México como algo en abundancia, que se pudiera relacionar con el lugar y que fuera de buena calidad.

Sacar a un artista de su hábitat y llevarlo a Oaxaca es también proponerle una experiencia nueva que le dificulta sustraerse de esa experiencia, que le ofrece la oportunidad de relacionarse con una comunidad diferente. ¿Crees que detrás de la residencia hay un interés por establecer una relación entre artista y comunidad?
 
Fernando Balmaceda trabaja la pintura en espacios públicos, en específico sobre periódicos, y en Oaxaca hay muchos colectivos que trabajan desde los movimientos sociales, la gráfica desde distintos soportes en el espacio urbano. Entonces hay una tradición muy marcada en la ciudad y creo que, desde un punto de vista experiencial y formativo, va a ser muy importante para él. Estando en contacto con ellos podrá desarrollar su obra y establecer vínculos valederos.

Y fuera del contexto del concurso ¿Qué propuestas o artistas reconoces dentro de la escena nacional?
 
El arte que se hizo a principios de la dictadura con el grupo CADA es una referencia obligada: esa generación es sumamente interesante. A mí lo que me interesa de este país es que sigue siendo un lugar que ofrece opciones para no tener que integrar la voracidad del consumo. Creo que Chile mantiene resquicios de sobrevivir en espacios que están relacionados de alguna manera con formas modestamente antisistémicas, no de manera muy activista o en contra, pero la sociedad tiene ciertas formas de resistir que vienen de mucho tiempo atrás y que todavía no han sido rebalsadas por la cientificación del mundo. Eso es algo que valoro mucho.


por Equipo Arte al Límite


Volver atrás

COMENTAR